Ocio

Sep

23

Cómo vivir cuando estás todo el día trabajando y en la era digital

Hoy la era digital, junto con otras circunstancias coyunturales, nos está trayendo nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas maneras de habitar en este mundo y de vivir nuestras vidas. La revolución digital ha llegado, imagino, que como hace años llegó la revolución industrial. Está calando en nosotros mismos y en la construcción del mundo, como ningún otro descubrimiento del ser humano había calado en el último siglo.

nuevos

Ya no hay el mismo tiempo y espacio. Cada uno de nosotros lleva en el bolsillo dispositivos que le permiten, instantáneamente, estar “en otro sitio”. Ya no es necesario recorrer grandes distancias, dedicar largos periodos de tiempo para visitar a nuestros seres queridos que están en la otra punta del globo terráqueo. Ahora con un leve toque digital, ¡ya está! Vemos, conversamos de tú a tú con nuestro hijo que está en Londres estudiando o trabajando, o con nuestro familiar que se ha quedado en la otra parte del océano esperando noticias sobre nuestra aventura de vida en España. Le tenemos y sentimos exactamente a nuestro lado.

En el trabajo, ya no se habla del tiempo que vas a dedicar a la oficina; todos damos por hecho que cogeremos esta llamada o gestionaremos ese mensaje que nos llegue, sea de quien sea, a cualquier hora y nos encontramos recibiendo llamadas o gestionando correo electrónico relacionado con nuestras actividades profesionales a cualquier hora del día o de la noche, cualquier día de la semana, del mes y del año.

 

Nos vamos de vacaciones y el reto número uno es: saber desconectar.

¿Qué está pasando? ¿Qué nos está pasando?
Sin duda las fronteras entre lo personal y lo profesional se están diluyendo. Creíamos que las fronteras eran sólidas, o así lo aprendimos en nuestra niñez. Íbamos de un país a otro, y encontrábamos quien nos exigía parar, enseñar nuestro pasaporte, declarar qué objetos había en nuestras maletas; se abría una valla y pasábamos al otro lado. Hoy “vamos” de un país a otro sin más filtro que un toque digital en una pantalla. Compramos en uno u otro país sin preocuparnos de nada más que de elegir en nuestras pantallas el producto; ya no necesitamos ir a la tienda, mirar la mercancía de arriba abajo, probarnos los pantalones o los zapatos con la misma frecuencia que antes, o recorrer kilómetros y kilómetros para obtener aquello que deseamos y que está a larga distancia.

Con esa misma facilidad nuestra vida personal y profesional se ven mezcladas, se entrecruzan cada instante de nuestra jornada. Ya no es necesario, ni siquiera, en muchos casos compartir un mismo espacio con nuestros compañeros de trabajo. Las empresas, y muy en especial las pequeñas y medianas, están prescindiendo del espacio. Es caro y sólo se dispone de él cuando la actividad lo hace totalmente necesario. Cada vez más profesionales trabajan desde casa, a cualquier hora. En las empresas grandes, la globalización hace que realicemos actividades con nuestros colegas de Tokio o Perú sin importar qué hora es en cada uno de esos lugares. El trabajo debe hacerse y ya está. Recibir correos electrónicos que están escritos a las dos de la madrugada empieza a ser cada vez más habitual. Nuestros hijos se están acostumbrando a ver cómo papá y/o mamá trabajan en el fin de semana o a la hora de la cena, o cómo se llevan el ordenador en vacaciones y aprovechan el ratito de la siesta para contestar sus emails.

Y todo esto, ¿cómo nos afecta? ¿Qué precio estamos pagando por ello?
Hagamos el ejercicio de parar de leer un momento y reflexionar sobre esas respuestas que acaban de nacer en nuestro interior. Sí, deja de leer, y déjate sentir por un momento. ¿Qué notas?… ¿Es una sensación agradable o por el contrario hay algo en ella que no te gusta?… ¿Dónde la sientes?… ¿En qué parte de tu cuerpo?… ¿Cómo es?… ¿Qué te está diciendo?… ¿Qué quieres hacer con ella?

Las fronteras ya no son sólidas, está claro, ni líquidas… más bien son gaseosas. ¿Dónde está el límite entre lo personal y lo profesional hoy en día? ¿Hay límite? ¿Quiero que lo haya?

En desarrollo y coaching, ya sea de personas, equipos, organizaciones o sociedades, hablamos del arte de conseguir resultados con sentido del bienestar en todas las áreas de nuestra vida. Y eso, ¿qué quiere decir? Nos referimos a empezar tomando conciencia (ampliando nuestro nivel de consciencia) sobre cómo estamos viviendo nuestra vida y cómo deseamos seguir viviéndola. Hablamos de cómo conseguir nuestras metas cogiendo las riendas de nuestra vida y llevándonos a nosotros mismos y a aquellos que nos acompañan en objetivos colectivos, hacia aquellos lugares en los que podemos dar lo mejor de nosotros mismos, sin perder el sentido de bienestar.

Una de las tendencias más frecuentes es pensar que eso es imposible y además que, antes que el bienestar individual, hay otras cuestiones mucho más importantes para los fines colectivos.

Nuestra respuesta, como desarrolladores de personas y científicos del comportamiento humano individual y colectivo es clara: Los niveles elevados de estrés o activación (como decimos en psicología), conllevan automáticamente descenso en el rendimiento humano. Numerosas investigaciones lo demuestran y no voy a enumerarlas aquí. Los mejores niveles de rendimiento se logran en niveles medios de activación o estrés “bueno”. Las empresas, organizaciones, equipos y personas pierden gran parte de su talento y potencial cuando están sometidos a ansiedad, tensión y estrés “del malo”. En estas condiciones los fallos de memoria, las equivocaciones en operaciones sencillas y/o complejas, los despistes, las repeticiones de trabajos, son la tónica habitual.

Por ello merece la pena, aprender a encontrar el equilibrio. Un equilibrio que empieza por el interior de nosotros mismos. Un equilibrio que, encontrado y encontrando las claves para su mantenimiento, da como frutos personas, profesionales, equipos, organizaciones y sociedades más eficientes, capaces y creativas. Un equilibrio que nos permite descubrir nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas maneras de relacionarnos, de vivir y convivir, de superar conflictos, de crear espacio para el descubrimiento y el progreso mutuos, espacios de posibilidades en los que inventar una nueva manera de estar en este mundo, de construir empresas, equipos y sociedades talentosos, en los que una vida plena es posible.

Large Family Group Enjoying Meal On Terrace Together

¿Cómo?
1-Tomando tiempo para uno mismo.
El propio cuidado y la estima hacia uno mismo son la base sobre las que se construye todo lo demás.
2-Identificando los valores que nos sustentan y que dan sentido a nuestro ser y estar en el mundo.
3-Conociéndonos mejor y potenciando todo nuestro talento, todas nuestras inteligencias.
4-Permitiendo aflorar los sueños que dan sentido a la propia existencia.
5-Demostrando el coraje para embarcarse en la aventura de apostar por cumplirlos, asumiendo la propia responsabilidad sobre los resultados al 100%.

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Jul

12

¿En qué invertir mi tiempo cuando me jubile?

“No tengo tiempo para nada”, “voy con prisas siempre”, “me paso el día trabajando”…. frases mil y una veces escuchadas y tan reales como la vida misma. Pero cuando se llega a la jubilación (esperada y deseada por muchos), el tiempo ya no es el problema. Una etapa que se puede vivir con más tranquilidad gracias a los productos de ahorro adecuados e indicados para complementar la pensión por jubilación.

Con una estabilidad económica es posible disfrutar aún mejor de la vida, sin tener que mirar el reloj.

¡Te invitamos a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre la red)

 

Mayores bailando en la playa

Por fin tener tiempo para ti, por fin tiempo libre para hacer aquello que más se desee. ¿De qué modo se puede emplear el tiempo ahora que se dispone de ello?

Viajar
Jubilado y con tiempo. Es entonces cuando es posible recorrer la geografía nacional, europea y/o mundial sin temer a que llegue el lunes y suene el despertador para ir a trabajar. Llega el momento en el que poder coger la maleta y visitar los lugares que siempre quisiste. Convertirse en el perfecto turista con guía de viajes en mano y muchas ganas de conocer lugares nuevos.

Hobbies
Dedicarles más tiempo a las aficiones que ya tenías o incluso sumarse a unas nuevas. Tus pasiones tendrán ahora todo el tiempo del mundo para ser atendidas. Desde ese puzzle de 5.000 piezas que siempre quisiste hacer, hasta construir la maqueta con más detalles del mundo, pasando por hacerte con toda una colección de soldaditos de plomo.

Deporte
¿Por qué no ponerse en forma? Iniciarse en un deporte que te guste o bien dedicarle todo el tiempo que desees a esa disciplina a la que antes no podías. Cuidar cuerpo y mente haciendo deporte es una buena opción para invertir el tiempo que ahora tienes. No solo inviertes tiempo sino que inviertes salud. Divertirse, cuidarse y conocer gente nueva son algunos de los beneficios del deporte.

Canguro
Quizá el tiempo que ahora te sobra tengas o quieras dedicárselo a los demás. Echar una mano y cuidar a tus nietos mientras tus hijos cumplen con sus obligaciones es un modo de seguir sintiéndose útil y emplear el tiempo de forma provechosa.

Aún no ha llegado el momento, pero seguro que hay una larga lista de cosas que hacer una vez que se tenga tiempo. La jubilación es esa etapa en la que las prisas desaparecen y se puede disfrutar de la vida con tranquilidad. Es el momento en el que hacer realidad todas y cada una de las cosas apuntadas en la lista e incluso poder ir añadiendo más y tener una eterna sonrisa.

 

Ahora es tu turno
Contacta con LaAnet, tenemos una solución para cada Empresa info@laanet.com

Diseño Gráfico de LaAnet

#LaAnet

Feb

21

Los mejores juegos de mesa para que tus hijos y tú aprendáis economía #BuscoPisoCasa

Los mejores juegos de mesa para que tus hijos y tú aprendáis economía. Los hay de muchos tipos, y cada uno nos enseñará diferentes aspectos de la economía mientras jugamos. Empecemos.

El Monopoly
Dmonopoly

Aunque mucha gente considera el Anti-Monopoly como la antítesis del Monopoly, en realidad se parece mucho. En este juego participan dos tipos de jugadores: “los monopolistas”, que solo pueden construir cuando dominan una parte del tablero, como en el Monopoly, pero cobrar precios desorbitados, y “los competidores”, que pueden edificar en cualquier propiedad que hayan adquirido, pero cobrar únicamente tarifas razonables.

El ganador será, bien aquel monopolista más rico cuando toda la competencia haya quebrado, o bien el competidor más rico una vez todos los monopolistas hayan quebrado o estén en la cárcel.

Los conceptos que se aprenden son muy similares a los de el Monopoly, aunque se hace especial hincapié en entender que el monopolio puede no ser el camino hacia el éxito de una empresa, aunque en su propia genética esté intentarlo. No en vano son necesarias leyes anti-monopolio para evitarlo.

Además, las cartas del juego también nos enseñan, en clave de humor, algunas de las prácticas habituales de cada bando, y mientras los monopolistas pueden ir a la cárcel igual que en el Monopoly, los competidores entran en una guerra de precios. Muy interesante.

El Juego de La Bolsa
Aunque ya no se distribuye (se puede conseguir de segunda mano) El Juego de La Bolsa, editado por Educa, es realmente divertido, y extremadamente educativo. La mecánica es muy sencilla: uno puede comprar y vender acciones de cuatro empresas diferentes, y luego usar cartas que hacen que suban o bajen determinadas acciones, con la excepción de que no podemos comprar acciones de una empresa, hacerlas subir y luego venderlas en el mismo turno.

Visto así no parece tener mucho interés, pero sí lo tiene, ya que como hay cartas tanto para subir como para bajar la cotización de las acciones de las empresas del juego, podemos hacer bajar las cotizaciones de las del resto de jugadores, al tiempo que tenemos que andar con ojo de que, al usar una carta para subir el valor de las nuestras, no estemos haciendo crecer más aún la inversión de nuestros adversarios.

Lógicamente el azar también interviene ya que las cartas que determinan si suben o bajan las acciones se reparten al azar, pero saber comprar, vender e influir en el mercado en función de las que tengamos y de las inversiones de nuestros contrincantes es clave para la victoria, lo que nos permite entender el funcionamiento básico de la bolsa mientras jugamos.

El Risk
Os preguntaréis que hace un juego de estrategia militar en esta selección de juegos de economía, pero enseguida entenderéis por qué. Y es que en el Risk se aprende rápidamente el concepto de coste de oportunidad.

En este juego, los recursos son limitados. Tenemos un número de batallones al principio de la partida y luego sólo se nos proporcionan un número reducido de batallones en cada turno, dependiendo de los territorios que poseamos.

De esta manera, es importante administrar nuestros recursos y elegir bien nuestros ataques, o acaberemos “invirtiendo” muchas tropas en un territorio que no es valioso estratégicamente, o que no nos asegura recibir más batallones en el próximo turno.

Pero, además, el Risk ofrece también interesantes lecciones de teoría de juegos, ya que en el desarrollo de la partida influyen muchísimo los pactos tácitos entre jugadores en pos de un bien común, o también ese otro jugador que deja que otros libren cruentas batallas mientras se hace el despistado, para luego arrasar con todo cual Atila por Europa.

Colonos de Catán
Colonos de Catán es un juego de gestión de recursos, en el que los jugadores compiten por dominar un tablero que cambia en cada partida. El objetivo del juego es construir pueblos, ciudades y caminos, lo que nos permite acumular puntos, ganando aquél jugador en llegar primero a los diez puntos.

Dcolonos

Es un juego en el que la gestión de los escasos recursos, las negociaciones y la estrategia a la hora de construir ciudades y caminos es esencial. El azar, lógicamente, interviene, pero no tanto como en otros juegos como El Monopoly, por ejemplo, en el que la suerte con los dados en las primeras rondas influye mucho en el devenir de la partida.


Bancarrota

Este es un juego con un planteamiento muy atractivo: gana el primero en gastar un millón de euros. Con él exploramos todas las diferentes opciones que hay para malgastar nuestro dinero, siendo los principales causantes de nuestra ruina las malas inversiones y las apuestas de todo tipo, como en máquinas tragaperras, en el casino o en el hipódromo.

Aunque no enseña conceptos económicos más complejos como los otros, puede servir para aprender todo lo que no debemos hacer con nuestro dinero si queremos conservarlo o, mejor aun, hacerlo crecer.

Ethica
Dethica

Ponemos el broche a los siete mejores juegos de economía para que tus hijos y tú aprendáis economía con Ethica, un juego pensado para jóvenes y adolescentes que nos permite “explorar el impacto social y ambiental de las actividades bancarias, las inversiones y los negocios, y aprender a tomar decisiones más responsables éticas en cuanto a la gestión del dinero”.

Este es un juego más complejo (pueden jugar hasta 27 personas) que hace hincapié en como los ahorros personales y las inversiones afectan a otras personas de forma indirecta, así como también entender los niveles de riesgo financiero de los tipos de ahorro y ahondar en la responsabilidad corporativa.

Visita LaAnet.org pinchando sobre la imagen

Visita LaAnet.org pinchando sobre la imagen

Ahora es tu turno
Contacta con LaAnet, tenemos una solución para cada Empresa.
Ver trabajos realizados LaAnet contactar con Info@laanet.com o llamar al 937356902

#LaAnet

Oct

25

Shakira gana a Cristiano Ronaldo por goleada en Internet @BuscoPisocasa

La lucha de Piqué con Cristiano Ronaldo en el terreno de juego es una cosa. Pero la de su mujer, Shakira, con el portugués en las redes sociales tiene un resultado muy claro: gana la colombiana. De largo.

shakira_ronaldo

Son las dos grandes estrellas de las redes. La cantante suma más de 130,5 millones de admiradores, entre Facebook [103,6 millones] y Twitter [26,9 millones]. el futbolista, por su parte, se queda en 127,5 millones [97,8 en Facebook y 29,7 en Twitter].

Eso sí, con permiso de Katy Perry, la número uno indiscutible, que suma 131,2 millones [74,4 en Facebook y 56,8 en Twitter]. La californiana domina el global de las redes sociales, a pesar de tener casi una cuarta parte menos de fans en Facebook que la colombiana.

Sólo la propia página de Facebook y su versión para móvil superan a la de Santa Barbara. En la categoría de músicos Rihanna sigue de cerca a sus dos colegas, con 127 millones en total; y supera a Shakira en Twitter con sus 37,2 millones de seguidores.

En el grupo de cabeza se sitúan también YouTube, con un total de 128,8 millones de seguidores y fans y Justin Bieber, con 128,6 millones.

Pero ya se sabe lo que decía Dalí: que hablen de mí, aunque sea bien. Y cuando de eso se trata, Vin Diesel está a años luz de los demás. Cinco millones de interacciones tienen la culpa. Y eso que el actor sólo está en Facebook. Para que nos hagamos una idea, de Shakira están hablando un millón y medio de usuarios de las redes sociales.

Entre los grandes, dos casos cuando menos peculiares: Michael Jackson, que mantiene 80,4 millones de admiradores; y Harry Potter [y las reliquias de la muerte], con 74,5 fans en Facebook [no está presente en Twitter].

Ahora es el momento de LaAnet
¿Quieres que tu Empresa, en Internet, de la imagen que merece?
Infórmate en Info@laanet.com llamar al 937 356 902 _ 607 230 390

Imagen1D

Oct

25

¿Quieres resolver ejercicios en los que la mente tiene un papel protagonista? #BuscoPisoCasa

Brain Wars Nos fijamos en esta aplicación que propone un momento de diversión a quienes se la descarguen a través de un juego.

brainwars

Es una app entretenida cuya dinámica es competir, incluso con contrincantes de todo el mundo, a través de la resolución de ejercicios en los que la mente tiene un papel protagonista. Es de fácil uso y una de las novedades (ocupa el segundo puesto del ranking de Top Novedades Aplicaciones, solo por detrás del FIFA 15) de esta semana en Google Play.

Destaca la posibilidad de poder acceder a la herramienta a través de las principales redes sociales (Facebook y Twitter) y aunque en principio es gratuita, se debe tener en cuenta que ofrece compras integradas. Una de las quejas más repetidas entre los usuarios es que en ocasiones se cierra, lo que le resta algún que otro seguidor.

Hasta el momento y a pesar de ser una de las novedades en el supermercado de Google, acumula más de un millón de descargas. Ya se sabe que el saber no ocupa lugar y de vez en cuando es conveniente que el cerebro trabaje… un poco más de lo habitual.

Descargar: Android / IOS

¿Ya te la has descargado, Brain Wars ?

Ago

4

Aprende a distinguir entre lo urgente y lo importante @BuscoPisocasa #buscopisocasa #urgenteimportante #importanteurgente

Planificar con detalle tu agenda de trabajo puede evitarte un estrés innecesario en el momento en que surgen los –inevitables– imprevistos. Serás más productivo, y feliz.

estresado

Las urgencias son el peor enemigo de los resultados. Interrumpen lo que estás haciendo, te hacen perder el hilo y para más inri, muchas veces ni siquiera son verdaderamente importantes. Constituyen una causa de estrés para el trabajador, y también de desmotivación pues, con las prisas, lo más normal es que finalices la tarea rápidamente, pero de forma mediocre. La clave está en la planificación.

¿Se puede planificar una urgencia? Lo que sí es posible es reservar un espacio de tiempo cada día para posibles imprevistos. Quique Gonzalo, fundador de la app de productividad personal Hightrack, distingue entre estos dos conceptos: “Un imprevisto no te ayuda a alcanzar tus objetivos”.

Establece tus prioridades
En el libro Start: productividad para humanos, escrito por Quique González y Berto Pena, fundadores de Hightrack, se insiste en la necesidad de ordenar tus prioridades. Éstas “te ayudan a decir no a un compromiso que no te conviene, a ignorar una tarea que no cuenta, a descartar una actividad que ya no te aporta, a desechar un mal hábito que te perjudica y a detener un proyecto que no te hace crecer”. Hazte preguntas simples y directas, y escribe las respuestas.

Encuentra tu motivación
En Un mundo feliz, la obra maestra de Aldous Huxley, los ciudadanos eran productivos pese a no tener una meta. Esta idea no resulta verosímil. “Quien tiene prioridades tiene motivos, quien tiene motivos se interesa, y quien se interesa hace las cosas y avanza”. Y al contrario, “la falta de prioridades o de motivos fomenta el caos diario y la improductividad”, expone el libro de Hightrack. De nada sirve pasar día y noche en la oficina si pierdes de vista por qué estás ahí.

Márcate un plan de acción
No hay mejor motivación que un objetivo a largo plazo, pero para llegar hasta él hay que ir poco a poco. En la escuela de negocios Esade, recomiendan a los emprendedores e intraemprendedores “establecer una serie de hitos intermedios (las empresas tecnológicas suelen hablar de milestones), y celebrarlo cuando superes cada uno de ellos”. Hacer paradas en el camino te servirá asimismo para mirar atrás y hacer balance de los logros alcanzados hasta entonces.

Si eres constante, de la repetición de ciertas actitudes o actividades crearás un hábito. Funciona como una espiral. Paso a paso, irás alcanzando tus objetivos, y esto te motivará a su vez a seguir trabajando, mejorando, esforzándote.

Planifica tu día a día
Una vez que tengas tus prioridades, tu motivación y las metas claras, es el momento de marcar las tareas que debes hacer ese día, o esa semana. Sin el trabajo previo descrito en los tres primeros puntos, probablemente redactarías un listado de tareas, pero es difícil que establecieras el orden en base a la relevancia de cada una de ellas, y su aportación a la consecución de tus metas.

Planifica tu día a díaUna vez que tengas tus prioridades, tu motivación y las metas claras, es el momento de marcar las tareas que debes hacer ese día, o esa semana. Sin el trabajo previo descrito en los tres primeros puntos, probablemente redactarías un listado de tareas, pero es difícil que establecieras el orden en base a la relevancia de cada una de ellas, y su aportación a la consecución de tus metas.

Deja margen para posibles fallos, retrasos o imprevistos. “Van a llegar seguro. El mejor modo de vencerlos es dejando un colchón para reaccionar”, apunta el citado libro.

Sé realista, no te cargues con más tareas de las que podrías asumir. “Generalmente, la concentración se mantiene durante aproximadamente 45 minutos, por lo que es recomendable descansar unos minutos y parar de realizar la tarea, para luego continuar con ella de una forma más efectiva”, aseguran los expertos de la firma de desarrollo directivo Imantia.

Y, de vez en cuando, desconecta. “Es importante planificar espacios en los que se cierra el email y se hace el trabajo concentrado y sereno”, señala la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles.

Termina las tareas
“Las personas somos muy buenas empezando cosas pero no tan buenas terminándolas”. El libro Start: productividad para humanos establece que “una tarea terminada es una tarea menos”, mientras que “una tarea a medias tal vez sea una urgencia mañana”.

De todos modos, recuerda que no todos los imprevistos son urgentes. Tómate unos segundos antes de precipitarte a dejar lo que estás haciendo para ponerte con ello.

Adelántate a los imprevistos
Además de una agenda bien planificada, hay ideas que surgen en el día a día que si se anotan convenientemente, pueden ahorrarte un tiempo considerable el día de mañana. “Muchas ideas tienen poco valor en el momento en que nacen pero se vuelven útiles después. Si las capturas primero, luego las puedes recuperar, desarrollar y utilizar. Lo mismo le ocurre al material de referencia (páginas web, citas o referencias)”, exponen desde Hightrack.

Las tareas aburridas, también
“Mejor dejo esto para mañana”; “ya lo haré en otro momento”; “estoy seco de ideas”. No son más que excusas para posponer, una y otra vez, esas tareas que te resultan más aburridas. Lo llaman procrastinar. Busca el lado positivo de esa labor que tanto te espanta a priori, no la dejes para el final. Puedes aplicarte la gamificación a ti mismo, imponiéndote una pequeña recompensa cuando termines, que sirva como estímulo.

El clima laboral cumple aquí una función muy importante. “¿A quién le gusta ir a un trabajo donde no está contento o el clima es inestable? Las emociones positivas siempre van a frenar el efecto de las emociones negativas, por tanto es importante promover un clima laboral agradable”, comentan desde Imantia.

No te atasques
No hay nada peor que el estrés para tu concentración. Imagina que se produce un imprevisto, y que éste resulta ser urgente e importante. No te bloquees, piensa primero en cómo reorganizar tu día y céntrate en superar el primer paso de tu nueva tarea, a continuación el segundo, y así hasta que la concluyas.

Identifica tus ‘antitareas’
Tan importante como saber qué debes hacer, es conocer lo que no tienes que hacer. Tu lista de antitareas la pueden componer hábitos, gestos, rutinas o incluso personas.

aburrido

Hightrack propone la siguiente metodología: “Haz dos columnas. En una de ellas escribe los malos hábitos, gestos o actividades que te hacen distraerte, perder el tiempo o desgastarte sin conseguir resultados. En la otra, las tareas que debes evitar (trabajo falso) y aquéllas que tienes que hacer pero a las que debes dedicar las energías justas (trabajo vacío)”.

Conócete a ti mismo
Hay quien se concentra mejor a primera hora de la mañana, quien trabaja mejor por las tardes, y después están los búhos. No hay opciones mejores y peores, especialmente si hablamos de organizaciones que permiten el teletrabajo o, al menos, una cierta flexibilidad de horarios. Conocer tus propios biorritmos te permitirá elaborar una agenda más realista y productiva, estableciendo las tareas que requieren una mayor concentración en los momentos del día en que te sientas más fresco, y las funciones más mecánicas en los periodos que se te hagan más cuesta abajo.

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?