Oct

19

El alquiler de vivienda no despega ni en precio ni en demanda

Las positivas expectativas respecto al mercado de la vivienda en régimen de arrendamiento no se han cumplido.

No se ha producido el ansiado cambio cultural que se había anunciado en los primeros momentos de la crisis inmobiliaria: la mayoría de los ciudadanos aspira a ser propietario de una vivienda. Y quienes se han tomado vivir de alquiler como filosofía de vida siguen siendo una minoría.

Según un estudio elaborado por Fotocasa, sólo un 3,9 por ciento de los españoles considera el alquiler como una forma de vida. Ocho de cada diez españoles prefieren la propiedad al alquiler. Y otro dato: aunque un 15,3 por ciento de los hogares reside en alquiler, un 50 por ciento de ellos lo hace por razones relacionadas por la crisis, es decir, porque no pueden permitirse comprar una vivienda ahora y, por tanto, son inquilinos forzosos. En cuanto puedan, estos miles de personas, se comprarán un piso.

Este factor, junto al importante volumen de viviendas que hay en oferta de arrendamiento, está provocando que las rentas de las viviendas continúen a la baja. Respecto a esto último, desde el portal inmobiliario de Vocento, pisos.com, destacan que uno de cada cuatro anuncios es ya una vivienda en alquiler.

Según pisos.com, el precio del alquiler en España registró un descenso del 0,57 por ciento en agosto con respecto al mes anterior; una caída cuatrimestral (entre mayo y agosto) del 1,12 por ciento; e interanual del 4,65 por ciento. Con ello, de media, el precio del alquiler de una vivienda tipo (94 metros cuadrados, según pisos.com) es de 641 euros mensuales. Según explica Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, «aunque las capitales con las rentas más caras sigan siendo las mismas, de un año a otro han ajustado su mensualidad media más que otras». Es lo que ocurre en los casos de Madrid, Barcelona, Valencia o San Sebastián, entre otras.

Pero se observan algunos fenómenos curiosos, según apunta Alemany: en las grandes ciudades baja el precio porque está aflorando oferta nueva en alquiler con las viviendas que no se consiguen vender y que cuestan mucho dinero de mantener teniéndolas cerradas. Pero en otros lugares, los propietarios tienen mucha más resistencia a ofrecer en alquiler las casas que no pueden vender, el parque de viviendas en renta no aumenta y, por eso, o se congelan las rentas o, incluso suben.

En las zonas en las que la oferta de viviendas en alquiler es muy elevada, para conseguir arrendar una casa, hacerle una buena reforma puede ser decisivo. Según Reparalia, acondicionar un piso de 90 metros cuadrados puede costar entre 1.500 y 3.000 euros. A los actuales precios de mercado, el propietario recuperaría su inversión en dos o cuatro meses. Merece la pena. Porque, además, se puede reducir el tiempo medio que se tarda en alquilar una vivienda y que, según muchoalquilo.com, asciende a 81 días, es decir, casi tres meses.

Otras alternativas de alquiler
Este último portal inmobiliario funciona de una manera peculiar: no tiene «stock» de viviendas en alquiler, sino que sólo se anuncian las viviendas que se alquilarán en las dos semanas siguientes. Ése es el compromiso con el usuario. La media de estancia de un inmueble en el portal se calcula diariamente y así se publica en la portada. Así, de media, las viviendas a través de esta empresa se alquilan en doce días. ¿Cómo lo consiguen? Según explican desde muchoalquilo.com, no toman como referencia los precios de mercado, que siempre tienen un componente especulativo, sino el precio técnico, que es aquél al que realmente se alquila la vivienda.

El propietario puede anunciar su vivienda en un portal inmobiliario de gran audiencia, como pisos.com. O puede confiárselo a muchoalquilo.com, con la esperanza de alquilarlo inmediatamente. Y, también, puede arrendarlo a través de la Sociedad Pública del Alquiler (SPA), pese a que durante este año muchos de los propietarios que dejaron sus pisos en manos de la SPA sufrieron cambios en las condiciones del contrato (la SPA ya no se compromete a abonar las mensualidades en caso de que la vivienda se quede sin inquilino, al contrario de lo que se podía leer en los contratos que firmaron con los dueños). Por lo tanto, alquilar con la Sociedad Pública del Alquiler ya no tiene tantas ventajas: el alquiler que cobrará el propietario puede situarse hasta un 30 por ciento por debajo del que podría recibir en el mercado libre y no tiene la garantía de seguir cobrando incluso si la casa se queda vacía.

[Via Finanzas]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)