Abr

5

A las dos, la lavadora @BuscoPisocasa #BuscoPisoCasa_News

El kilovatio es hasta el 60% más barato de madrugada que por la noche. La facturación por horas tardará varios meses en ser viable.

Incluye un Me Gusta

Incluye un Me Gusta

Entre las dos y las tres de la madrugada es cuando el kilovatio (kW) es más barato. Hasta el 60% por debajo de lo que cuesta entre las 9 y las 10 de la noche, la hora punta de la electricidad. Es un buen momento para poner la lavadora o el lavavajillas. Son datos que se desprenden del perfil de consumo que publica Red Eléctrica (REE) cada día hacia las 20.15 horas, tal como le obliga el real decreto del nuevo sistema de precios eléctricos que entró en vigor el martes, en la web www.esios.ree.es/web-publica.

Afecta a los 15,4 millones de usuarios con tarifa regulada, según el dato febrero (quienes tienen contratada una potencia de 10 kW), ahora denominada PVPC. De todas formas también es la referencia para los 9,5 millones que tienen contrato con una comercializadora en el libre mercado, explica José María García Casasnovas, portavoz del Col·legi d’Enginyers Industrials de Catalunya.

Pero el perfil del consumo por horas no será cada día igual, ni el precio del kilovatio. La forma de la curva será similar, si bien pueden haber puntas por ejemplo en verano a las tres de la tarde por los aires acondicionados. Pero, por lo general, de madrugada el precio es muy inferior al de las 9 a 12 de la noche.

No es que el consumidor pueda incidir mucho en su factura aunque consulte la web. De hecho son medias calculadas a partir del mercado horario diario y que las eléctricas deben aplicar antes del 1 de julio en la facturación. «La pauta general de consumo no tiene por qué coincidir con la de uno mismo, como sucede con todas las medias», explica García Casasnovas. En resumen, y exagerando, si uno desplaza a las dos de la madrugada todo el consumo no obtendrá más ahorro porque se le aplicará el perfil medio general del periodo de facturación (dos meses). Es el problema de las medias.

Y eso afecta tanto a quienes carecen de contador inteligente, que son la mayoría, como a los que lo tienen. Y no solo porque las compañías no tienen que aplicar la nueva facturación hasta el 1 de julio sino «porque hay que definir los protocolos de comunicación» para que funcione la telegestión (para que el contador sea realmente inteligente) y las eléctricas creen sistemas para que los usuarios accedan fácilmente a la información por internet, el móvil o un dispositivo en su hogar con el que sacar partido del sistema.

Hasta diciembre del 2018

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tiene dos meses para hacer una propuesta que luego el Ministerio de Industria, que no se ha fijado plazo, debe determinar. «Hasta que no se haya acabado el proceso será imposible aplicar la facturación por horas», es decir, con las 1.440 variaciones de precio durante dos meses, dicen fuentes del sector. Y las compañías tienen hasta el 31 de diciembre del 2018 para renovar todo el parque de contadores. Gas Natural, por ejemplo, ya ha instalado 900.000 y a final de año habrá llegado a 1,2 millones, el 35% del total de sus clientes que tenía la antigua Unión Fenosa, como establece el plan oficial.

Así las cosas, el sistema hará que el consumidor vaya a ciegas con la luz, pues no tendrá ni idea de lo que va a pagar. Lo único que puede hacer es ajustarse al máximo a la curva general de consumo y entrenarse para cuando pueda pagar el precio por horas en meses o años. Otra fórmula es acogerse al precio anual que las distribuidoras darán a conocer el 15 de abril. Pero este tendrá un sobrecoste porque las compañías tienen que cubrirse. Por eso el Gobierno decidió acabar en diciembre con la fórmula de las subastas trimestrales.
[Via El Periodico]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)