Fotografia

Jul

20

Jugarse la vida haciendo un ‘selfie’ está de moda

“Porque desde las alturas cualquier lugar se aprecia mejor”. Eso deben pensar los jóvenes que se suben a los rascacielos más altos para sacarse una fotografía sin ningún tipo de seguridad más que su propia fuerza.

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

Jugarselavida1

El pasado domingo, la policía de Nueva York arrestaba a un chico de 24 años después de que se subiera a un cable del puente de Brooklyn con el único objetivo de sacarse una foto o incluso un selfie desde las alturas. Este no es un caso aislado ya que en los últimos meses ha empezado a abundar este tipo de autofotos extremas en las redes sociales.

La moda, llamada skywalking o roofing es practicada por jóvenes en la veintena que lo único que buscan es destacar en redes sociales como Instagram o Facebook. En su mayoría, se trata de chavales rusos que escogen edificios emblemáticos de gran altura como la Sagrada Familia en Barcelona o las pirámides de Guiza en Egipto, sin tener en cuenta los riesgos que esta práctica les puede acarrear.

Jugarselavida2

Una moda prácticamente ‘a pelo’

Kirill Oreshkin es un moscovita que se dedica a hacer roofing para conseguir espectaculares instantáneas que luego cuelga en su perfil de Facebook. Entre sus fotos podemos ver que Oreshkin ha escalado la antigua torre de radio de la ciudad rusa de Elektrostal, que se eleva 215 metros por encima del suelo.

Otro compatriota suyo, Vadim Mahora, se subió el pasado mes de febrero a la estructura metálica situada encima de la torre de Shanghái a 650 metros de altura, incluso por encima de las nubes que salpicaban el cielo de la ciudad.

Jugarselavida3

Cabe destacar que el roofing se hace prácticamente a pelo, como dirían los escaladores profesionales (los que escalan paredes de roca), es decir, suben sin ningún tipo de sujeción aparte de la provista por sus propios brazos.

En muchas ocasiones, los practicantes de esta peligrosa moda no dicen explícitamente qué edificio han escalado e incluso llegan a colgar los selfies un tiempo más tarde para evitar multas por escalar sin permiso. En la ciudad de Madrid, por ejemplo, oscilan entre 1.001 y 30.000 euros, dependiendo del tipo de edificio y del riesgo que haya supuesto.

Pero si hay una ciudad en la que abundan las fotografías extremas es en Nueva York, y el monumento escogido mayoritariamente es el puente de Brooklyn, del que se pueden ver instantáneas desde todos los ángulos del puente, incluso desde las torres que soportan el peso de la estructura, eso sí, sin haber utilizado las escalaras para subir y dejando en entredicho las capacidades de los cuerpos de policía. Estos, en muchos casos, no pueden hacer más que esperar a que el individuo se baje de las alturas para poder detenerle y multarle con sus 5.000 dólares correspondientes.

Jugarselavida4

Ahora es tu turno

¿Qué opinas de estas prácticas?