Oct

7

Los riesgos de un mercado muy “cotilla”

Rumores y titulares son los responsables de los súbitos movimientos de euforia y decepciones que dominan la bolsa, en un ambiente de altísima volatilidad que dificulta las ganancias

El histerismo que actualmente domina los mercados debido a la crisis de Grecia y la amenaza de una nueva recesión ha conducido a un ambiente de hipersensibilidad en el que cualquier rumor o titular, sin importar su credibilidad, es susceptible de provocar los movimientos más bruscos. En este contexto, los expertos alertan: aunque es posible cosechar beneficios en un mercado bajista, la altísima volatilidad dificulta mucho la tarea.

El viernes pasado, Luc Coene, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, dijo en una entrevista que el instituto emisor está listo para actuar si las cosas se ponen feas. Acostumbrados a leer entre líneas cualquier declaración proveniente del emisor, esta frase se difundió como la pólvora entre los inversores y sembró la especulación sobre apoyos a la banca o incluso un recorte de tipos en la reunión de octubre.

Tras conocerse la noticia, la bolsa española puso fin a dos días de caídas y salvó una jornada que había comenzado de manera nefasta, cerrando con un alza del 2,12%. El hechizo de la noticia todavía permitió continuar el rebote durante el lunes y martes siguientes, apoyado en las expectativas de solución de la crisis griega.

Sin embargo, ni Grecia está aún a salvo ni la bajada de tipos está confirmada. Aunque la ralentización de la recuperación podría llevar al BCE a barajar esa opción, su objetivo principal es mantener los precios a raya y, en este sentido, pesarán en contra las recientes subidas de la inflación en Alemania y España. Es decir, que aún no se sabe qué decisión tomará el BCE.

Pero más allá de lo que suceda en Fráncfort, este caso permite examinar el comportamiento de las bolsas en las últimas semanas, en las que rumores y titulares han provocado fuertes movimientos de capitales (tanto de salida o como de entrada), por mucho que en muchas ocasiones provinieran de una mera fuente anónima.

José Luis Martínez, estratega de Citi, cree que esto pone de manifiesto que los mercados están dominados por “la histeria, el pánico y un desconcierto tremendo”, debido a la crisis de la zona euro.
“Todos queremos intuir por dónde van las decisiones y hemos llegado a un punto en el que es muy difícil que el mercado discrimine. Cualquier comentario o referencia provoca un movimiento muy fuerte”, explica Martínez.

Soledad Pellón, IG Markets, coincide en que “el mercado se está moviendo a golpe de titulares, que luego decepcionan porque no se pueden tener en práctica”. Pellón cita el caso concreto de la supuesta bajada de tipos del BCE, un rumor “que el mercado se ha querido creer por el momento”, pero “que es una mera posibilidad”.

“Ése es el problema, que el mercado ha usado esa gasolina, y cuando eso se descuente, es cuando las caídas se suceden con mucha más virulencia”, advierte la analista de IG Markets.

Miguel Ángel Rodríguez, de XTB, explica que hay inversores a corto plazo que aprovechan cualquier tipo de referencia para seguir la tendencia del mercado y hacer dinero intradía. Sin embargo, añade que “los grandes jugadores se mantienen y leen un poco más allá del titular”, poniendo en cuarentena las informaciones y rumores.

El problema consiste en que, según José Luis Martínez, “más tarde o más temprano, todo el mundo pierde” en un mercado como el actual, totalmente a la baja, con una altísima volatilidad e iliquidez.

“Puntualmente, se puede ganar dinero, pero la volatilidad hace que sea muy difícil. El dinero es cuando hay mercados profundos, tendenciales, que funcionan con cierta racionalidad”, explica Martínez, quien cree que este tipo de turbulencias expulsan al inversor de la renta variable.

Para Martínez, esta desconfianza en la bolsa es la “pescadilla que se mueve la cola”, pues el miedo genera volatilidad, que a su vez provoca más incertidumbre.

En todo caso, el analista tiene esperanzas sobre la situación actual. Cree que “las ventas han sido brutales” en las últimas semanas porque los inversores estaba descontando una situación demasiado negativa, camino a la recesión. “Vendían porque no podían gestionar el riesgo, pero no por expectativas”.

En este sentido, considera que están “madurando” un escenario menos negativo, en el que “que vayamos a un crecimiento bajo pero en el que no vayamos a una recesión”.

[Via Finanzas]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)