Jun

28

¿Un detective privado en mi ordenador?

Cada vez es más frecuente encontrar programas espías residentes en la memoria de nuestros ordenadores para que, en el caso de un eventual robo, puedan darnos información sobre la ubicación o sacar fotos de quien lo está manipulando desde su propia webcam.

En Estados Unidos se calcula que se pierden al día 12.000 ordenadores portátiles y móviles, de los cuales un porcentaje muy elevado nunca es recuperado. Ahí es donde gracias a este tipo de software podemos hacer cambiar las estadísticas y recuperar nuestro preciado ordenador o smartphone.

Disponemos tanto de versiones para iPhone/iPod/Mac (Undercover, video), así como para Windows y Linux (Adeona, creado por la Universidad de Washington). Para smartphones recomendamos la aplicación GadgetTrak. No es gratuita, pero permite darnos hasta las coordenadas donde se encuentra nuestro terminal. También destacamos Laptop Cop y LoJack, aunque el precio de estos últimos hace que no sean tan aconsejables como los primeros.

El funcionamiento es bien sencillo: basta con instalar el software y crear un usuario en la web del fabricante. Posteriormente, en el supuesto de haber perdido un ordenador o teléfono, podemos entrar en el portal del fabricante, y previa identificación podemos ponernos en contacto con nuestro aparato, dándonos la opción de enviarle órdenes que puedan ayudarnos a recuperarlo.

¿Qué información puede suministrarnos?
-Información que es tecleada en el ordenador: urls, mails, teléfonos…etc

-Sacar fotos a través de la webcam

-Escuchar por el micrófono el sonido ambiente

-Apagar el ordenador cuando uno quiera

-Funcionar de una manera lenta que haga imposible el uso

-Mostrar por pantalla un mensaje del tipo “esta unidad no le pertenece, contacte con…”

-Mandarnos las coordenadas exactas mediante el GPS de nuestro ordenador, con una exactitud de un radio de 10 metros.

Dos pegas importantes
Quizá resulte interesante jugar a los espías y usar estos programas para otro uso distinto al de recuperar una unidad perdida o robada, pero hay que recordar que esto sería un ataque a la privacidad del usuario.

Los fabricantes de este tipo de programas dicen recuperar un 80% de aparatos, pero hay que dudar un poco de ese porcentaje por algunos motivos más que obvios para cualquier entendido en informática. Y es que todo suena muy bonito, pero encontramos dos pegas importantes que pueden hacer imposible la recuperación de nuestro dispositivo. La principal es si quien esté haciendo uso de nuestro ordenador o teléfono decide realizar un formateo o reajuste de fábrica: en tal caso el programa quedará borrado y por lo tanto será imposible que nos mande ningún tipo de información. Otro problema muy importante puede ser que el ordenador no sea conectado nunca a Internet, caso algo improbable, pero que haría igualmente imposible emitir ninguna pista que pueda dar con el paradero de nuestro dispositivo.

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)