Jul

13

¿Saldrá España de la crisis tras ganar el Mundial?

Quizá los goles no signifiquen sólo triunfos y exista una relación directa entre los resultados de un Mundial de fútbol y el futuro de la economía. Puestos a predecir, si un pulpo adivina el nombre de los vencedores en cada uno de los partidos del campeonato y mantiene en vilo a un Estado, tal vez la compra masiva de televisores, electrodomésticos, cervezas y banderas de España podría relanzar el Producto Interior Bruto de un país.

Estos días proliferan estudios que miden el efecto del Mundial en la economía, como el de ABN-Amro, que pronostica que el PIB del ganador de la Copa del Mundo se incrementará. Son buenas noticias para España, aunque algunos expertos consideran que sí puede suponer una reactivación del consumo, pero sólo a corto plazo.

Según un análisis de 2006 del banco holandés, hacerse con la Copa del Mundo puede provocar en el país ganador un incremento del PIB de hasta el 0,7%, mientras que el perdedor de la final, Holanda en este caso, podría sufrir una contracción de 0,3%.

Pero si tratamos de aplicar este informe a casos concretos, nos encontramos con excepciones. En 2002, Brasil se proclamó pentacampeón del Mundial, pero su PIB se contrajo un 1,7% al año siguiente, según el informe Soccereconomics de 2010. La situación se volvió a repetir para Italia en 2006, que vio cómo su PIB cayó un 0,4% respecto al año anterior. Todo indica que España no será una excepción. La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) prevé que el tercer y cuarto trimestre del año se cierren con una caída del 0,7% del PIB. Pero, ¿hasta qué punto un Mundial puede convertirse en un indicador coyuntural?

Es razonable que el consumo de cervezas entre junio y julio se haya disparado, frenando la caída registrada en el primer trimestre del año, en el que el consumo de hogares aumentó un 5%. La Federación Española de Hostelería (FEHR) esperaba un incremento del 30% en su sector, pero las ventas, según el director general de Cerveceros de España, Jacobo Olalla, todavía no son cuantificables. Si bien no disponen de datos concretos, «se espera que aumente el consumo en los establecimientos de hostelería, y en concreto, de cerveza, ya que los partidos de fútbol propician que la gente se reúna en los bares».

La euforia del triunfo animará a sectores como el de la distribución, pero no implicará una mejora directa del PIB. Así lo considera el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, que cree que es muy difícil medir el impacto de la victoria de un Mundial en la economía. «En el corto plazo la gente sí se puede sentir más animada a consumir, pero no por mucho tiempo», advierte.

Es ABN-Amro quien, a través de su informe, considera que el campeonato no sólo incentiva a los sectores vinculados a bienes de consumo básico, sino que el estado de optimismo influye también en el mercado bursátil por el llamado ‘feel good factor’, estableciendo un clima de confianza que favorece e incentiva el consumo.

Pedro Solbes, ex ministro de Economía, fue uno de los que se frotó las manos tras el triunfo en la Eurocopa de 2008. «Esta victoria tendrá un impacto positivo. El buen ánimo activa el consumo», explicó. Pasado el tiempo descubrió que la victoria venía acompañada de una crisis, y la variación interanual decreció un 0,7% respecto a 2007. La misma cifra que, en positivo, predice ABN-Amro para el país ganador.

En el caso español, hay quienes tienen esperanzas de que el triunfo de la selección al menos sirva para amortiguar en algo las malas predicciones económicas para el próximo año. El ministro de Industria, Miguel Sebastián, al menos cree que el triunfo de España «mejorará la presencia de nuestros productos y servicios en otros países».

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)