Sep

23

Cómo vivir cuando estás todo el día trabajando y en la era digital

Hoy la era digital, junto con otras circunstancias coyunturales, nos está trayendo nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas maneras de habitar en este mundo y de vivir nuestras vidas. La revolución digital ha llegado, imagino, que como hace años llegó la revolución industrial. Está calando en nosotros mismos y en la construcción del mundo, como ningún otro descubrimiento del ser humano había calado en el último siglo.

nuevos

Ya no hay el mismo tiempo y espacio. Cada uno de nosotros lleva en el bolsillo dispositivos que le permiten, instantáneamente, estar “en otro sitio”. Ya no es necesario recorrer grandes distancias, dedicar largos periodos de tiempo para visitar a nuestros seres queridos que están en la otra punta del globo terráqueo. Ahora con un leve toque digital, ¡ya está! Vemos, conversamos de tú a tú con nuestro hijo que está en Londres estudiando o trabajando, o con nuestro familiar que se ha quedado en la otra parte del océano esperando noticias sobre nuestra aventura de vida en España. Le tenemos y sentimos exactamente a nuestro lado.

En el trabajo, ya no se habla del tiempo que vas a dedicar a la oficina; todos damos por hecho que cogeremos esta llamada o gestionaremos ese mensaje que nos llegue, sea de quien sea, a cualquier hora y nos encontramos recibiendo llamadas o gestionando correo electrónico relacionado con nuestras actividades profesionales a cualquier hora del día o de la noche, cualquier día de la semana, del mes y del año.

 

Nos vamos de vacaciones y el reto número uno es: saber desconectar.

¿Qué está pasando? ¿Qué nos está pasando?
Sin duda las fronteras entre lo personal y lo profesional se están diluyendo. Creíamos que las fronteras eran sólidas, o así lo aprendimos en nuestra niñez. Íbamos de un país a otro, y encontrábamos quien nos exigía parar, enseñar nuestro pasaporte, declarar qué objetos había en nuestras maletas; se abría una valla y pasábamos al otro lado. Hoy “vamos” de un país a otro sin más filtro que un toque digital en una pantalla. Compramos en uno u otro país sin preocuparnos de nada más que de elegir en nuestras pantallas el producto; ya no necesitamos ir a la tienda, mirar la mercancía de arriba abajo, probarnos los pantalones o los zapatos con la misma frecuencia que antes, o recorrer kilómetros y kilómetros para obtener aquello que deseamos y que está a larga distancia.

Con esa misma facilidad nuestra vida personal y profesional se ven mezcladas, se entrecruzan cada instante de nuestra jornada. Ya no es necesario, ni siquiera, en muchos casos compartir un mismo espacio con nuestros compañeros de trabajo. Las empresas, y muy en especial las pequeñas y medianas, están prescindiendo del espacio. Es caro y sólo se dispone de él cuando la actividad lo hace totalmente necesario. Cada vez más profesionales trabajan desde casa, a cualquier hora. En las empresas grandes, la globalización hace que realicemos actividades con nuestros colegas de Tokio o Perú sin importar qué hora es en cada uno de esos lugares. El trabajo debe hacerse y ya está. Recibir correos electrónicos que están escritos a las dos de la madrugada empieza a ser cada vez más habitual. Nuestros hijos se están acostumbrando a ver cómo papá y/o mamá trabajan en el fin de semana o a la hora de la cena, o cómo se llevan el ordenador en vacaciones y aprovechan el ratito de la siesta para contestar sus emails.

Y todo esto, ¿cómo nos afecta? ¿Qué precio estamos pagando por ello?
Hagamos el ejercicio de parar de leer un momento y reflexionar sobre esas respuestas que acaban de nacer en nuestro interior. Sí, deja de leer, y déjate sentir por un momento. ¿Qué notas?… ¿Es una sensación agradable o por el contrario hay algo en ella que no te gusta?… ¿Dónde la sientes?… ¿En qué parte de tu cuerpo?… ¿Cómo es?… ¿Qué te está diciendo?… ¿Qué quieres hacer con ella?

Las fronteras ya no son sólidas, está claro, ni líquidas… más bien son gaseosas. ¿Dónde está el límite entre lo personal y lo profesional hoy en día? ¿Hay límite? ¿Quiero que lo haya?

En desarrollo y coaching, ya sea de personas, equipos, organizaciones o sociedades, hablamos del arte de conseguir resultados con sentido del bienestar en todas las áreas de nuestra vida. Y eso, ¿qué quiere decir? Nos referimos a empezar tomando conciencia (ampliando nuestro nivel de consciencia) sobre cómo estamos viviendo nuestra vida y cómo deseamos seguir viviéndola. Hablamos de cómo conseguir nuestras metas cogiendo las riendas de nuestra vida y llevándonos a nosotros mismos y a aquellos que nos acompañan en objetivos colectivos, hacia aquellos lugares en los que podemos dar lo mejor de nosotros mismos, sin perder el sentido de bienestar.

Una de las tendencias más frecuentes es pensar que eso es imposible y además que, antes que el bienestar individual, hay otras cuestiones mucho más importantes para los fines colectivos.

Nuestra respuesta, como desarrolladores de personas y científicos del comportamiento humano individual y colectivo es clara: Los niveles elevados de estrés o activación (como decimos en psicología), conllevan automáticamente descenso en el rendimiento humano. Numerosas investigaciones lo demuestran y no voy a enumerarlas aquí. Los mejores niveles de rendimiento se logran en niveles medios de activación o estrés “bueno”. Las empresas, organizaciones, equipos y personas pierden gran parte de su talento y potencial cuando están sometidos a ansiedad, tensión y estrés “del malo”. En estas condiciones los fallos de memoria, las equivocaciones en operaciones sencillas y/o complejas, los despistes, las repeticiones de trabajos, son la tónica habitual.

Por ello merece la pena, aprender a encontrar el equilibrio. Un equilibrio que empieza por el interior de nosotros mismos. Un equilibrio que, encontrado y encontrando las claves para su mantenimiento, da como frutos personas, profesionales, equipos, organizaciones y sociedades más eficientes, capaces y creativas. Un equilibrio que nos permite descubrir nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas maneras de relacionarnos, de vivir y convivir, de superar conflictos, de crear espacio para el descubrimiento y el progreso mutuos, espacios de posibilidades en los que inventar una nueva manera de estar en este mundo, de construir empresas, equipos y sociedades talentosos, en los que una vida plena es posible.

Large Family Group Enjoying Meal On Terrace Together

¿Cómo?
1-Tomando tiempo para uno mismo.
El propio cuidado y la estima hacia uno mismo son la base sobre las que se construye todo lo demás.
2-Identificando los valores que nos sustentan y que dan sentido a nuestro ser y estar en el mundo.
3-Conociéndonos mejor y potenciando todo nuestro talento, todas nuestras inteligencias.
4-Permitiendo aflorar los sueños que dan sentido a la propia existencia.
5-Demostrando el coraje para embarcarse en la aventura de apostar por cumplirlos, asumiendo la propia responsabilidad sobre los resultados al 100%.

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Sep

19

La ‘estufa de los pobres’: calienta tu habitación por 30 céntimos al día

Ocho velas, dos macetas, una bandeja y un mechero. O lo que es lo mismo, el material suficiente para olvidarse de pagar las terribles facturas de invierno. ¿Se puede calentar una habitación con tan poco? Según el periodista inglés y marinero aficionado Dylan Winter, sí. Y parece que la idea está teniendo éxito, porque su vídeo de cómo hacerlo se ha convertido de la noche a la mañana en todo un fenómeno viral y ya acumula más de 3.700.000 visitas.

estufa

Todo empezó el pasado mes de noviembre de 2012. Una mañana como otra cualquiera, Winter subió uno de sus muchos vídeos que acostumbra a publicar en el canal de YouTube y lo lanzó a la inmensidad que es internet. Exactamente igual a como lo había hecho antes en múltiples ocasiones.

No sucedió nada fuera de lo normal. Durante 12 largos meses pasó sin pena ni gloria por la red hasta que su creador se olvidó de él. Pero un día, todo cambió.

“Ocurrió de la noche a la mañana. Después de subirlo a Facebook comenzó a crecer y a crecer. A la hora de comer llevaba más de 50.000 reproducciones y por la noche 100.000. El mayor número de visitas que recibió en un día creo que fueron 450.000”, explica orgulloso a Teknautas Dylan, desde su casa de Reino Unido.

Hoy, el vídeo lleva más de 3.700.000 visitas y ha salido publicado en distintos medios, por lo que se puede decir que el “método Winter” (denominado así por el propio creador), para calentar habitaciones de forma económica está siendo todo un éxito.

Según cuenta, basta con colocar cuatro velas encendidas en una bandeja, cubrirlas con una maceta pequeña y ésta a su vez por otra más grande con un agujero en el fondo. En teoría, el calor que genera este mecanismo basta para que suba la temperatura en una habitación.

“El uso de la maceta es un truco muy viejo que se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando se utilizaba en los refugios antiaéreos en Reino Unido”, argumenta Winter. “Mi casa es muy antigua y ahí tengo mi oficina. Yo soy periodista freelance y mi esposa es profesora. Poner la calefacción todo el día es realmente costoso”, añade.

Teniendo en cuenta que las velas que utiliza son de Ikea y que el paquete de 100 unidades cuesta 3,79 euros y la unidad 0,04 euros, calentar una habitación con cuatro velas por la mañana y cuatro por la tarde (que es lo que recomienda en el vídeo), sale a 32 céntimos. Como apuntamos, lo único que falta para completar la operación son dos macetas, un mechero y un recipiente que sirva de bandeja.

El secreto para lograr que un vídeo sea viral
Sea realmente eficaz o no, lo cierto es que Dylan Winter se ha convertido en todo un experto en vídeos virales.

¿Su secreto? A pesar de que el periodista se resiste a desvelarlo, sí ofrece pistas: “Desgraciadamente, hay muchas personas que viven en la pobreza y no tienen dinero para algo tan básico como el combustible. La mayoría de hits en los últimos tiempos vienen precisamente de lugares como Reino Unido, España, Italia y Grecia. ¿Qué te dice eso?”

estufa2

El nuevo gurú del háztelo tú mismo cuenta con varios éxitos a sus espaldas entre los que destaca un vídeo con más de 18.000.000 de reproducciones. Pero tiene un problema. “Este es mi sexto vídeo viral con más de un millón de visitas. Normalmente, un usuario gana dinero por cada número determinado de ellas, pero tras el cambio de algoritmo de Google yo no obtengo nada”.

“Soy freelance y no tengo muchos ingresos. Que Google no me pague por la publicidad me ocasiona un gran perjuicio”, argumenta desanimado.

Actualmente, Dylan está luchando para volver a monetizar sus vídeos en el famoso canal, pero lo cierto es que no es el único que ha pasado por este problema.

“Cualquier usuario con un número determinado de visitas en sus vídeos puede pedir entrar como partner de YouTube y meter publicidad para monetizarlos. No está publicado en ningún lado cuánto se gana, pero en función de la publicidad se calcula que puedes ingresar entre 700 o 1.500 euros por cada millón de visitas”, explica Nacho Despujol, ingeniero de Telecomunicación. “Sin embargo, esta cifra no es exacta. Depende del tipo de publicidad que se tenga”, añade.

Pero, ¿puede el gigante de internet dejar de pagar? Según Despujol, sí: “Las causas por las que Google deje de compartir los beneficios de la publicidad contigo pueden ser muchas. Su algoritmo puede considerar que tu contenido no es completamente tuyo y dejar de pagarte. En estos casos te manda un correo electrónico avisándote”.

Exactamente el mismo que recibió Dylan. Sin embargo, asegura que no piensa darse por vencido. “Soy uno de los reporteros de YouTube más visitado y seguiré luchando para que se me reconozca”.

Ahora es tu momento. Hazte Amigo de nuestro Facebook

Ahora es tu momento. Hazte Amigo de nuestro Facebook

[Necesitas una Web, comercio eletrónico, catálogos interactivos, aplicaciones para pantallas táctiles, software a medida. Ahora en una sola página puedes ver muchos de nuestros productos y las soluciones que tenemos para hacer triunfar a tu EMPRESA, entras ahora]

[Esperamos tu visita en el Facebook de BuscoPisoCasa con un Me Gusta]
Publicamos ofertas de Inmuebles de nuestros clientes.

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Sep

16

¿Sabe cómo rellenar un parte amistoso?

Los errores al rellenar las circunstancias del siniestro en la Declaración Amistosa de Accidentes (conocido comúnmente como parte) provocan que el 25% de las reclamaciones no se resuelvan de forma amistosa, según la empresa de gestión y administración de flotas LeasePlan.

Automóviles Dimarán

La compañía, que ha elaborado un decálogo con consejos de cómo cumplimentar dicho documento, resaltó la importancia de reflejar fielmente lo sucedido en un siniestro, ya que el 85% de los accidentes de tráfico se producen por colisiones entre dos vehículos.

Así, “mantener la calma y no discutir” entre las partes involucradas en el choque y llamar a la Policía en caso de que el contrario no colabore. Asimismo, resalta la importancia de rellenar “bien” todos los campos y de utilizar letras mayúsculas.

Cada conductor debe marcar las casillas que describen su actuación, así como realizar un croquis con las letras de cada vehículo y que muestre lo sucedido. También apunta que puede que ninguna de las circunstancias descritas se ajuste a lo ocurrido, por lo que no hay que marcar ninguna casilla y rellenar el campo de ‘Observaciones’.

Enviar fotografías del siniestro y de los daños ocasionados, así como de que el documento esté firmado por todas las personas involucradas, aunque si no hay acuerdo, es conveniente no firmar el texto.

Entregar parte a la compañía aseguradora en un plazo de siete días después del accidente y aconseja cumplimentar “con calma” este documento, puesto que una vez firmado, no se pueden incluir más datos o informaciones.

Visita Automóviles Dimarán en las Redes Sociales

Ahora es tu turno

¿Queremos saber tu opinión sobre este artículo?

Conoces nuestra blog tecnológico en LaAnet

Jul

27

Adictos al trabajo

Sienten un impulso incontrolable por ser productivos y no disfrutan del ocio.
Las nuevas tecnologías y el temor a perder el empleo agravan el problema.

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

Emprendedor o adicto al trabajo

 

“No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar”. Esta frase de la hermana Teresa de Calcuta puede ser muy reconfortante para aquellos que lo dan todo por su empleo y se enfrentan a diario con las quejas de familiares y amigos que encuentran excesiva su dedicación. Otra sería la historia si alguien se la hubiera escuchado decir a Moritz Erhardt, el joven de 21 años que el pasado agosto fue hallado muerto en su apartamento de Londres después de haber trabajado hasta las 6 de la mañana durante tres días seguidos. Su caso es extremo, pero ha vuelto a poner el foco en las graves consecuencias que puede acarrear la falta de límites en la actividad laboral y la adicción al trabajo, o workaholism.

El término workaholic o trabajólico fue acuñado en 1971 por el psicólogo estadounidense Wayne Oates en un libro en el que hacía referencia a su propia adicción al trabajo, en una analogía con la dependencia del alcohol. Aunque la psiquiatría no lo reconoce como un trastorno mental, los expertos coinciden en que el fenómeno existe y que, en la actualidad, el temor a perder el empleo y las nuevas tecnologías son factores que agravan el problema.

A principios de este mes fue publicado un estudio de la Universidad de Kansas (Estados Unidos) que descubrió una correlación entre los workaholics y un menor bienestar físico y mental, asociado a una mala alimentación y a la depresión. La investigación, realizada a partir de una encuesta de más de 12.000 personas, clasificaba como adictas al trabajo a aquellas que trabajan más de 50 horas semanales.
Pero, ¿puede decirse que una persona es adicta con solo medir el tiempo que dedica a su empleo? El catedrático emérito de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid, Francisco Alonso Fernández, autor de libros como Psicopatología del trabajo (Edikamed) y Las nuevas adicciones (Tea Ediciones), afirma que la adicción no puede determinarse de una manera cuantitativa. Lo que importa no es la cantidad de horas de trabajo, sino el modo en que se realiza. “La persona que simplemente es muy trabajadora, lo hace con buen ánimo y cuando llega un intervalo, sabe divertirse”. El adicto, precisa Alonso, suele estar de mal humor y su genio empeora aún más en los tiempos de descanso. “Es un ogro en su casa, no tiene empatía con los demás y no sabe disfrutar del ocio”, apunta Alonso.

El psiquiatra afirma que detrás de la adicción puede haber rasgos de la personalidad muy diferentes. Entre ellos destaca, por un lado, a los individuos muy ambiciosos que desean poder, dinero y reconocimiento. Por el otro, a las personas muy inseguras que se refugian en el trabajo para tapar deficiencias en su vida personal. La psicóloga Victoria Trabazo, hasta junio profesora de Psicopatología del Trabajo de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, añade otro perfil: el de las personas que combinan la inseguridad con un gran sentido del deber.
La adicción resultante de la ambición probablemente explique que el fenómeno sea comúnmente asociado a altos ejecutivos o políticos. La psiquiatra Rosa Sender, autora del libro El trabajo como adicción (Neurociencias), subraya que el impulso incontrolable por trabajar suele afectar a individuos enérgicos y activos que sienten la necesidad de transformar el ambiente. Sender, sin embargo, destaca que no en todos los casos ese impulso se convierte en algo tóxico.

Cuando lo hace, los síntomas suelen ser comunes a cualquiera de los casos: estrés, cambios en el carácter, irritabilidad, insomnio. Si se mantiene el mismo ritmo a lo largo de los años, puede acabar por dar paso a la adicción al alcohol o a las drogas, a la depresión o a trastornos digestivos y cardiovasculares. “La adicción se detecta a medida que se va complicando con otras patologías”, afirma Alonso, que destaca como caso extremo el de las muertes fulminantes por exceso de trabajo, un fenómeno que en Japón es conocido como karoshi.
Una dificultad para diagnosticar el problema en una etapa inicial de la adicción es que quien la sufre no es consciente de ello. “Son personas que están encantadas de conocerse”, afirma Sender. “Es una de las enfermedades de la negación”, señala Alonso. La profesora titular de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid María Inés López Ibor añade otro factor que complica tanto el diagnóstico como la elaboración de estadísticas sobre el tema. “El límite entre estar muy estresado en el trabajo y ser adicto no es fácil de determinar”.
Aunque no hay datos sobre la magnitud del fenómeno, los expertos coinciden en que en la actualidad hay factores locales y globales que lo agravan. En España, las altas tasas de desempleo aumentan los riesgos para los afortunados que aún conservan sus puestos. Esto puede ocurrir por dos vías, según Trabazo. El temor a perder el empleo y no encontrar otro puede en algunos casos ser real e incrementar el impulso por mantenerse activo, y en otros, servir como excusa ante una familia que le advierte de la necesidad de bajar el ritmo.

Sin límites
Las nuevas tecnologías y las fronteras más difusas entre la vida laboral y personal también complican el panorama. “Para las personas adictas es un desastre. Es dejar la barra libre para que no tengan ningún límite”, afirma Sender. Trabazo añade que los teléfonos inteligentes han allanado el camino a los impulsos de los workaholics. “Antes el adicto tenía que buscar una excusa para ir a la oficina, ahora puede parecer que está mirando una película cuando en realidad está resolviendo un asunto por e-mail”. Alonso añade otra razón por la que las nuevas tecnologías agravan el problema. “Las buenas relaciones personales, cara a cara, reducen el riesgo de caer en la adicción”.
Resistir el impulso de ser productivo y cambiar de rutina puede requerir la ayuda de un profesional y en algunos casos un tratamiento farmacológico. Pero para los que no han llegado a un nivel tan extremo o quieren prevenirlo, los expertos tienen algunos consejos. “Es importante mantener buenas relaciones sociales y familiares, tener hobbies y saber disfrutar del momento y de las cosas simples de la vida”, afirma Trabazo.

Aunque no es considerada una patología en sí misma, la adicción al trabajo ha sido objeto de numerosos estudios académicos. A partir de la colaboración de 12.135 trabajadores noruegos de 25 industrias diferentes, investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega) desarrollaron el año pasado un nuevo instrumento para medirla. La escala de Bergen evalúa a las personas a partir de siete tipos de conducta, sobre las que se deben marcar las opciones nunca, raramente, a veces, a menudo o siempre.
Las mencionadas conductas son: pensar en modos de ganar más horas de productividad laboral; invertir más tiempo en el trabajo del que se pretendía inicialmente; trabajar para reducir sentimientos de culpa, ansiedad, desconsuelo o depresión; desoír a otras personas que le han dicho que trabaja demasiado; sufrir estrés si surge algo que les impide trabajar; menospreciar los hobbies, las actividades recreativas o deportivas a causa del trabajo, y haber trabajado hasta el punto de afectar negativamente la salud. El estudio llegó a la conclusión de que marcar a menudo o siempre en al menos cuatro de los siete ítems sugiere que la persona es un workaholic.
Serlo en tiempos de crisis tiene un riesgo añadido. Trabazo afirma que para un adicto al trabajo, el despido puede significar la caída en un cuadro depresivo muy grave. En ese peligro hace hincapié Sender. “Son personas que han vivido muy pobremente su vida familiar, que obtenían todo su autoestima de la actividad, y al perderla, sufren una crisis muy seria”.

La misma solución de los alcohólicos anónimos
En 1983 surgió en Estados Unidos el programa de los Workaholics Anonymous o trabajólicos anónimos, un método de reuniones grupales que sigue el formato de los 12 pasos de las asociaciones de alcohólicos anónimos, pero que tiene por objetivo superar la adicción al trabajo en lugar de la dependencia de las bebidas alcohólicas. En Workaholics Anonymous enumeran una serie de conductas y actitudes que identifican a los adictos:

1) Les cuesta aceptarse a sí mismos. El trabajo es el único medio para ganar aprobación, definir su identidad y justificar su existencia.

2) Utilizan la actividad laboral para rehuir de sus sentimientos. De ese modo, no saben qué es lo que realmente quieren y necesitan.

3)A causa del trabajo excesivo perjudican su salud, sus relaciones, las actividades recreativas y la espiritualidad.

4) Utilizan el trabajo como una forma de lidiar con las incertidumbres de la vida. Desean mantener todo bajo control y pierden su espontaneidad, creatividad y flexibilidad.

5) Muchos crecieron en hogares caóticos. El estrés es algo cotidiano y en el trabajo buscan situaciones de crisis para sentir adrenalina y tener que trabajar en exceso para resolverlas.

6) Se engañan a sí mismos y mienten a otros sobre la cantidad de horas que trabajan.

7) Su hogar no es el sitio donde desconectar sino una extensión de su lugar de trabajo.

8) Sobrecargan su agenda y viven con temor a no cumplir con sus exigencias.

9) Son perfeccionistas y les cuesta delegar.

10) Sienten culpa cuando no están trabajando.

business, motherhood, multi-tasking, family and people concept – smiling businesswoman with baby and smartphone working at office

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Jul

26

¿Qué suele leer la gente más exitosa en la vida antes de irse a dormir? No son libros…

El apremiante frenetismo de los tiempos modernos ha resultado particularmente dañino para los hábitos de lectura de gran parte de españoles, que tan sólo se sorprenden a sí mismos con un libro entre las manos en vacaciones o en contados ratos muertos de los fines de semana. El transporte público es un buen lugar para aquellos que quieren disponer de un poco de tiempo para la lectura, pero también, el dormitorio, sobre todo antes de entregarnos a los brazos de Morfeo.

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

Claro Oscuro, Sol y Lluvia

Los beneficios de la lectura son muchos y variados, y abarcan desde la relajación después de una jornada estresante a la mejora de tu capacidad cognitiva, pasando por el aumento de tu empatía hacia los demás o la ralentización del declive cognitivo, como han señalado diferentes estudios. Sin embargo, la mejor razón para leer es, probablemente, el gran placer estético y emocional que de ello se obtiene.

Cada persona tiene sus preferencias, y hay quien prefiere reservar para la noche un buen libro de ficción que le permita evadirse momentáneamente de sus problemas y conciliar el sueño fantaseando con lugares lejanos. Otros utilizan los restos del día, como reza el título de la novela de Kazuo Isihiguro, para preparar las actividades del día siguiente y evitar el agobio matinal.

Recientemente, Business Insider recogía las costumbres de lectura de algunas de las figuras más relevantes del mundo de la empresa y la política estadounidenses, y se pueden extraer interesantes conclusiones de los mismos. Para empezar, que el libro ha perdido su hegemonía en el dormitorio. Si en el pasado era habitual que el político de turno pasase la velada sentado en su gabinete, leyendo y escribiendo, ahora los periódicos e internet parecen haber ocupado su lugar. No obstante, aún hay quien confía en que los viejos libros les proporcionarán la sabiduría que necesitan para prosperar en sus difíciles tareas.

Al otro lado del espectro se encuentran aquellos incapaces de desconectar de su rutina, y que introducen el teléfono de móvil de turno entre ellos y sus parejas. Es un conocimiento más superficial, como probablemente, superficial será su sueño si estrujan hasta el último segundo del día para chequear sus aparatos, una de las variantes más peligosas del FOMO. A continuación, analizamos cada una de estas costumbres para averiguar de qué manera sus costumbres pueden mejorar nuestra propia vida.

Trabajar antes de dormir
El presidente estadounidense Barack Obama se relaja cada noche de la mano de The Daily Show, el satírico programa político de la cadena Comedy Central presentado por Jon Stewart, antes de sumergirse en artículos, resúmenes y documentos de inteligencia relacionados con su trabajo. Como explicábamos recientemente, Obama es “un búho nocturno” que se activa durante las últimas horas del día y que, por ello mismo, es capaz de concentrarse a ultimísima hora. No intente hacer lo mismo si a partir de las diez de la noche comienza a sentir cómo tiene cada vez menos energía.

Sólo “libros reales”
Esta es la preferencia de la periodista Arianna Huffington, que parece haber leído alguno de los artículos publicados en su propio periódico que recuerdan que el uso de tablets, ebooks u otros aparatos electrónicos durante los últimos compases del día puede acabar desvelándonos. Por eso, la fundadora de The Huffington Post anima a leer sólo “libros reales” (es decir, de papel).

Aunque llegues a tu casa a las cinco de la mañana, lee una hora
Esa parece ser la filosofía del magnate de Microsoft Bill Gates, que afirmó a The Seattle Times que, independientemente de la hora a la que se meta en la cama, siempre lee durante una hora, ya que es parte insoslayable de su proceso de conciliación del sueño. Sus preferencias, eso sí, son muy poco evasivas: le gusta leer sobre matemáticas, ciencia y medicina, sus otras pasiones.

Unas risas en Twitter
Muchos estarán en desacuerdo con que los tweets se consideren lectura, pero quizá para un humorista como Rob Delaney, uno de los grandes tuiteros del planeta con más de un millón de seguidores, no sea más que otra manera de llevarse el trabajo a casa. “Me interesa divertirme antes de irme a la cama, así que espero poder leer algún chiste de pedos”, explicó a The Wire.

Grandes pensadores
De un lado a otro del espectro, de los chistes de pedos a la Teoría de las Ideas de Platón. John Carney, de la CNBC, se declara un obseso de la filosofía clásica, a la que recurre cada noche, excepto los domingos, cuando dedica las últimas horas del día a ver series como Homeland o The Walking Dead.

Leer para tus hijos
Una interesante variante que quizá no te convierta en una persona más culta (o quizá sí, ¿por qué no?), pero servirá para reforzar los lazos con tus hijos. Es el caso del CEO de American Online Tim Armstrong, que lo primero que hace tras volver a casa del trabajo es meterse en la habitación de sus dos hijas y leerles un cuento… O dos, o tres, como reconoce el fundador de Patch Media.

Dormir abrazado al móvil
El presentador de la cadena Fox Shepard Smith asegura que antes de dormir no hay nada como darle otro repaso a los medios. Los psicólogos jamás recomendarían el método de Smith, que se asegura de que no ha ocurrido nada que le pueda sacar de la cama antes de cerrar los ojos. Como él reconocía, “duermo con mi Samsung Galaxy en la cama”. Dudamos que descanse correctamente, tanto por la ansiedad que genera estar pendiente de los aparatos electrónicos como por los problemas de sueño que produce la luz que de ellos emana.

40 páginas: ni una más, ni una menos
La dieta que Gary Whitehill, fundador de Entrepeneur Week, sigue en el dormitorio es la de unas estrictas 40 páginas en el libro que esté leyendo, acompañadas por un vistazo a Flipboard, la aplicación que sirve para agregar noticias de diversas fuentes digitales.

Revistas en el iPad
Dime tu edad y te diré cómo lees, parece sugerir la tendencia entre estos expertos. Mientras que los mayores son más clásicos, y suelen preferir los libros físicos, los más jóvenes suelen ser incondicionales de las tablets. Es lo que ocurre con Alex Karpovsky, conocido sobre todo por aparecer en la serie de la HBO Girls, que siente una gran debilidad sobre los artículos pseudo-narrativos, como por ejemplo el que trataba “sobre ese tío que se perdió en el mar”, y que reconocía que le había tenido en vela una o dos noches.

Te Invitamos a Leer nuestro Blog en LaAnet

Te Invitamos a Leer nuestro Blog en LaAnet

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Jul

25

Calefacción barata utilizando energía solar y materiales reciclados

Un problema habitual, una idea para solucionarlo y un poco de maña. Eso, unido a unos cuantos materiales reciclados, es todo lo que le hizo falta al canadiense Randy Buchanan para convertirse en una personalidad de internet en su país. Su mérito no fue otro que solucionar un problema común de forma barata y sencilla.

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

solar

Buchanan vive en Fredericton, en la provincia Nuevo Brunswick, en el este de Canadá. Un lugar en el que los inviernos son terriblemente fríos, con temperaturas que pueden oscilar entre los 15 y los 35 grados bajo cero. Todo un problema para este canadiense. Buchanan es científico, y dirige una empresa de toxicología acuática desde hace más de veinte años. Parte de su trabajo la realiza en un laboratorio que ha instalado en un pequeño almacén en su casa. Allí tiene varias piscinas con peces, que le sirven para hacer pruebas.

Con esas temperaturas, mantener esas piscinas en las condiciones idóneas ha sido siempre un quebradero de cabeza para este científico. El consumo de energía en calefacción se dispara, así como la factura de la luz.

solar2

“Fue por esta razón por la que mi padre decidió buscar una alternativa renovable, para dejar de usar tanta electricidad y bajar las facturas mensuales”, ha contado a Teknautas Riley Martens, hijo de Buchanan, que trabaja como profesor de español en un instituto madrileño.

La energía solar, abundante y gratuita
Encontró la fuente perfecta de energía en el sol. “Puesto que en Federicton casi siempre hace sol durante el invierno, decidió construir un radiador solar usando nada más que esa fuente de energía gratuita”, explica Martens. Muchos de los desarrollos ya estaban en internet, pero asegura haber incorporado algunas ideas propias.

Para su prototipo utilizó materiales reciclados y técnicas de bricolaje relativamente sencillas. En total, asegura que no gastó más de 300 dólares canadienses (un poco menos de 200 euros). “El precio dependerá de dónde encuentres los materiales, y si son de segunda mano o no”, cuenta Martens.

La construcción y estructura de su invento se entienden mejor al observarlo, pero intentaremos hacer una descripción comprensible.

Buchanan construyó con tablones de madera reciclada una caja rectangular de mucha superficie pero baja, con dos agujeros circulares, uno en cada extremo, para dar entrada y salida al aire. La cubrió de espuma aislante de alta densidad y la pintó completamente de negro para optimizar la absorción de la energía solar.

Dentro de la caja colocó varios canalones, de los que se usan para canalizar la lluvia, y en su interior insertó latas de refrescos a las que había cortado los extremos superior e inferior. Así, logró que el aire circulase más despacio y se calentase mejor por el camino. Después de pintar esos tubos de negro también, cerró la caja con una gruesa lámina de vidrio (que compró de segunda mano), y la selló con silicona.

“Se pueden usar ventanas de un cristal, pero las dobles son mucho más eficaces y generan más calor. Este es el componente más caro. Sin embargo, como dice mi padre, cada día se reciclan muchas ventanas, y se pueden encontrar en lugares donde se procesan materiales de construcción”, cuenta Martens.

A cada uno de los agujeros acopló un tubo de aluminio, también sellado a la caja para evitar fugas. Ambos tubos estaban conectados al interior de su garaje. Utilizando un ventilador, el aire entraba por uno de ellos dentro del horno, se calentaba dentro del horno, y salía, para volver a entrar en el garaje.

solar3

El comienzo de un posible negocio
“Los resultados de sus prototipos son increíbles”, cuenta Martens. “Con la ayuda de un ventilador, introducía el aire del almacén a 4 grados en el radiador y en los primeros 15 minutos lo devolvía a 52. Después de 30 minutos, y durante el resto del día mientras recibiese la luz directa del sol, el aire se calentaba a entre 33 y 38 grados, con una producción de aire constante de 150 pies cúbicos por minuto (unos 4,25 litros al minuto).” Las temperaturas son altas, pero al ir entrando en la habitación bajan un poco, logrando un efecto más templado.

Entusiasmado con los resultados, Buchanan los publicó en su Facebook, junto con una foto de su prototipo. y las redes sociales hicieron el resto. Su publicación comenzó a compartirse, recibió cientos de peticiones de amistad y cada vez más gente se interesó por su diseño. “Ahora tengo un millón de amigos”, bromea Buchanan en una entrevista para la CBC, “Es increíble. Desde que lo publiqué en Facebook ha corrido por todo el mundo”. El interés por su prototipo ha corrido como la pólvora: ¿cómo funciona?, ¿puede construirse a mayor o menor tamaño?, ¿cuánto está ahorrando exactamente?

A esta última cuestión, Buchanan responde que no lo sabe con detalle, pero señala que, en cualquier caso, la energía del sol le está saliendo completamente gratis. Las otras preguntas le han hecho considerar la posibilidad de crear un nuevo negocio basado en su dispositivo.

“Cualquier que tenga la capacidad de hacerlo por sí mismo no me necesitará, y cualquiera que realmente lo necesite para su casa, porque no pueda pagar la calefacción, tendrá mi ayuda. Pero hay mucha gente que no podrá construirlo por sí misma, que no sepa hacerlo o que no tenga un área de trabajo adecuada. Esperamos poder cubrir ese nicho”.

solar4

Un modelo adaptable a cada lugar
De momento, y mientras explora las posibilidades, Buchanan ya ha construido un segundo prototipo completo, de mayor tamaño, para calentar un gimnasio cercano a su casa.

Martens asegura que el diseño ideado por su padre sería perfectamente aplicable como sistema de calefacción en cualquier ciudad que cuente con muchos días de luz solar, como por ejemplo Madrid. “En estos momentos, mi padre está diseñando unos hornos más pequeños, que serán mejores para pisos y apartamentos”, cuenta. En principio, se pueden acoplar a cualquier ventana, debe estar mirando hacia el sur y estar inclinado en un ángulo de 22 grados para recoger los rayos de sol invernales.

“Las horas de luz solar directa producen mucho más calor. Sin embargo, hemos notado que el aparato produce calor incluso por la mañana temprano con mucho éxito, alcanzando los 20 o 30 grados”.

Te Invitamos a Leer nuestro Blog en LaAnet

Te Invitamos a Leer nuestro Blog en LaAnet

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Jul

24

La ‘bombilla de los pobres’ que triunfa en suburbios de todo el planeta #BuscoPisoCasa #ahorro

Alfredo Moser es un mecánico brasileño que tuvo una idea especialmente brillante en el año 2002, después de sufrir uno de los frecuentes apagones que afectaban a Uberaba, la ciudad en la que vive al sur de Brasil.

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

BOMBILLA_POBRES

Cansado de los fallos eléctricos, Moser empezó a jugar con la idea de la refracción de la luz solar en el agua y al poco tiempo había inventado la bombilla de los pobres. El ingenio es sencillo y al alcance de cualquiera: una botella de plástico de dos litros llena de agua a la que se añade algo de lejía para preservarla de las algas. La botella se coloca en un agujero del tejado y se ajusta con resina de poliéster.

¿El resultado? Iluminación gratuita y ecológica durante el día, especialmente útil para chabolas y construcciones precarias que apenas tienen ventanas.

En función de la intensidad del sol, la potencia de estas bombillas artesanales oscila entre los 40 y los 60 vatios. “Es una luz divina. Dios hizo el sol para todos y su luz es para todos”, señala Moser en declaraciones a la BBC. “No te cuesta un céntimo y es imposible electrocutarse”.

Pese a que el inventor consigue unos pequeños ingresos instalando botellas en casas y comercios locales, su idea no le ha hecho rico, ni tampoco lo ha pretendido.

Lo que sí tiene es una gran sensación de orgullo: “Conozco a un hombre que instaló las botellas y en un mes había ahorrado lo suficiente como para comprar bienes básicos para su hijo recién nacido”, comenta satisfecho.

Una idea que se ha extendido por todo el planeta

Pero la ingeniosa bombilla no se ha quedado en Uberaba. En los dos últimos años el invento ha experimentado una gran expansión en todo el planeta.

Por ejemplo, la Fundación MyShelter (Mi refugio) en las islas Filipinas, ha abrazado con entusiasmo la idea. MyShelter se especializa en construcciones alternativas utilizando materiales como bambú, neumáticos o papel.

En el país asiático, donde un 25% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y la electricidad es especialmente cara, ya hay 140.000 hogares que han recurrido a este sistema de iluminación.

El director ejecutivo de MyShelter, Illac Angelo Díaz, explica que las bombillas-botella se han extendido a al menos quince países, entre ellos India, Bangladesh, Fiji o Tanzania.

“Nunca me imaginé que mi invento tendría semejante impacto”, confiesa Moser emocionado. “Se me pone la piel de gallina de pensarlo”.

Ahora es tu turno, nos interesa tu opinión

Jul

23

¿La clave para vender más?

Que los vendedores utilizan las inseguridades y miedos del cliente para conseguir que estos adquieran sus productos no es nada nuevo. Al fin y al cabo, industrias como la de la belleza o los productos de lujo basan gran parte de sus estrategias en hacer creer al comprador que la compra de dichos objetos lo convertirá en una persona más deseable, bella y atractiva, una oferta especialmente llamativa para las personas más inseguras. Qué son unos cuantos cientos de euros si de esa manera conseguimos el éxito social (o amoroso).

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

Ven al blog de LaAnet. Clica AQUÏ

Ven al blog de LaAnet. Clica AQUÏ

Como recordaba la profesora Sharon Beder en un artículo en el que exploraba la influencia de la publicidad en los niños –uno de los públicos más vulnerables–, “la publicidad explota las inseguridades individuales, crea necesidades falsas y ofrece soluciones falsas. Promueve la insatisfacción que conduce al consumo”. La lógica derivada de ello es aplastante: de igual manera que un ejército que conoce las debilidades de su enemigo y el momento en que estará más desprevenido ganará la batalla, si conocemos los momentos en los que los potenciales consumidores se sienten más vulnerables, sabremos cuándo podemos atacar sus puntos débiles.

La corrección política, no obstante, había servido de cortapisas para no hacer explícita esta idea, que sin embargo se encontraba implícita en un gran número de estudios sobre marketing. Al menos, hasta esta pasada semana, cuando se publicó en PRNewswire un estudio realizado por la agencia de comunicación PHD en el que indicaba los momentos de la semana en los que más euforia e incertidumbre sienten las mujeres, con el objetivo de poner en marcha en esos momentos sus campañas.

Monday morning, praise the dawnin’
“Identificar el momento ideal para conectar con los consumidores es de primero de marketing”, explicaba Kim Bates, una de las encargadas del estudio. “Pero cuando estás intentando conectar en algo tan emocional como es la apariencia de las mujeres, puede ser importante saber cuándo es el momento menos adecuado”. Por eso, el estudio delimitaba dos momentos de la semana cruciales: lunes por la mañana y jueves por la noche.

No hay peor momento para la autoestima de una mujer que los lunes por la mañana, indica el estudio. Es en este momento en el que confluyen algunas de las circunstancias que resultan más problemáticas para el sexo femenino, como es que sea lunes (el 46% de las encuestadas indica que es el peor día de la semana, seguido por domingo, sábado, miércoles, viernes, martes y jueves) y que sea durante las primeras horas del día, las más críticas.

Además, el 69% de las consultadas en el estudio indican que es al levantarse cuando más feas se sienten, seguido con un 67% por los momentos de enfermedad; el calor y la humedad con un 62%; el estrés y el cansancio con un 61% y justo después de llorar, con un 60%. Unos porcentajes que también variaban según la hora del día: el punto de mayor inseguridad se produce entre las cinco y siete de la mañana y va descendiendo a manera que pasa el día, hasta alcanzar su nadir entre las 12 y las tres del mediodía. A partir de ahí, la incertidumbre comienza a aumentar hasta que alcanza su culmen de madrugada.

En principio, podría tratarse de una investigación útil si no fuese porque su principal meta es atacar los puntos sensibles de la mentalidad femenina. El resumen del estudio llega a recordar con sorna que también puede ser útil para “los maridos, medias naranjas y otros que se vean obligados a interactuar con mujeres”.

Qué vender y cuándo
La investigación se presenta como una práctica guía a la hora de programar tus anuncios y establecer conexión con el consumidor: este ya no es un agente activo capaz de elegir lo que necesita sino un ser pasivo que se mueve únicamente por sus emociones e instintos. Ello quiere decir que si por ejemplo quieres vender un producto de envejecimiento, tu momento es el lunes por la mañana: “El lunes se convierte el día en el que hay que animar a la consumidora de productos de belleza a seguir adelante y a volver a sentirse bella, así que los mensajes de publicidad deberían centrarse en que se sientan estupendas, en los arreglos instantáneos de belleza y moda y que comiencen a planear ponerse en marcha”.

l estudio no muestra ningún problema a la hora de hablar de “momentos vulnerables”, aquellos en los que se debe hacer énfasis en anuncios como los “rescates de belleza” o los trucos para mejorar el aspecto. Por el contrario, debido a que el jueves es la jornada en la que la mayor parte de consultadas manifiestan sentirse mejor, es el momento propicio para ofrecer esos productos que las hacen más fuertes.

“Los jueves ofrecen buenas oportunidades para mensajes que tengan que ver con la celebración de los mejores looks, vestirse para el fin de la semana y quedar para irse de compras”, explica el texto. Este es el momento en el que el fin de semana y con él el tiempo de ocio comienzan a aparecer tras la esquina, al mismo tiempo que se va desvaneciendo el estrés de la semana laboral.

El futuro de la publicidad
Este tipo de estudios son la muestra de que la publicidad se dirige a públicos cada vez más concretos, hasta el punto que puede ser incluso individualizada, como ocurre con Twitter, Google u otras páginas de internet que utilizan la información recogida por cada usuario para ofrecerle aquello que encaja con sus gustos y costumbres.

La gran cantidad de información recogida por este tipo de empresas les permite anticipar con un alto nivel de acierto lo que pueden desear en un futuro. O, incluso más allá, hace posible crear la necesidad exacta en el consumidor exacto. Si, como señalan los más críticos con la publicidad, esta crea necesidades para satisfacerlas inmediatamente después, qué mejor herramienta que saber a qué hora se busca en las tiendas, el qué y con qué frecuencia.

Una investigación como la presente añade una vuelta de tuerca negativa a este nuevo estado de las cosas, puesto que aprovecha las emociones negativas del consumidor para conducirle a adquirir determinado producto o servicio. Sin embargo, es algo ya implantado en la publicidad, aunque de distinta manera. Como ponía de manifiesto un estudio realizado por la Universidad de California, más del 95% de los estudiantes universitarios reconocen algún tipo de insatisfacción con su apariencia física, algo que afecta tanto a hombres como a mujeres.

Y gran parte de ello está originado por la presencia continua de modelos y actores de físico casi perfecto en los medios de comunicación. Como mostraba el experimento llevado a cabo por Allison Kanter Agliata y Stacey Tantleff-Dunn, cuantas más fotografías observaban los encuestados de musculosos participantes en Jersey Shore, peor se sentían. La duda, por supuesto, es averiguar si el consumo acaba con nuestra inseguridad o, como ocurre con un gran número de los comportamientos que llevamos a cabo para ser felices, simplemente buscamos un breve alivio a corto plazo que no cambia nada a largo plazo.

Conferencia Neuromarqueting y ventas de LaAnet

 

[Necesitas una Web, comercio eletrónico, catálogos interactivos, aplicaciones para pantallas táctiles, software a medida. Ahora en una sola página puedes ver muchos de nuestros productos y las soluciones que tenemos para hacer triunfar a tu EMPRESA, entras ahora]

 

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Jul

22

Los siete mejores trabajos del mundo (no son futbolistas, ni banqueros, ni políticos)

Los niños son muy poco imaginativos cuando se les pregunta qué quieren ser de mayores. Seguramente nombrarán profesiones aburridas como astronauta, futbolista profesional o estrella del rock, que no dan más que fama y dinero, pero no garantizan la felicidad. Olvidan por completo aquellas otras tareas que de verdad son las más divertidas del mundo, y que cada cierto tiempo asoman la cabeza en la prensa de todo el planeta poniendo los dientes largos a millones de oficinistas.

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

Te unes a nuestro Blog de LaAnet

Te unes a nuestro Blog de LaAnet

Muchas de estas labores están relacionadas con el ocio, que también necesita sus profesionales. Hay quien se gana la vida jugando a videojuegos, catando comida o viendo películas (bueno, quizá estos cada vez menos). No sólo son profesiones muy entretenidas, y con las que cuesta un poco menos llevarse el trabajo a casa, sino que además suelen estar bien retribuidas, aunque por eso mismo, la proporción de candidatos por cada puesto es exageradamente alta.

A continuación presentamos algunos de esos excéntricos trabajos que nos pueden hacer felices o, al menos, soñar con que algún día accederemos a ellos.

Catador de escorts
Existen muchos más testers, o catadores, de lo que podríamos pensar. De dulces, de teléfonos móviles, de videojuegos, de vinos, de camas de lujo… Y de prostitutas. Ese era el empleo con el que el chileno Jamie Rascone, un antiguo DJ, se ganaba la vida, tal y como explicó un citadísimo artículo publicado en la revista Don Juan de Colombia. Su papel consistía en entrevistar a las chicas que aspiraban a formar parte de la agencia de escorts Vivanco, así como en probarlas sexualmente para comprobar si daban la talla. No debía ser un trabajo muy estresante (y no sólo por lo relajante de la labor), sino porque cada año pasaban por sus manos (y otras partes) unas 75 mujeres, es decir, una cada cinco días.

Probador de productos de lujo
Al que no le guste el sexo también puede dedicarse a los productos de lujo en general, como ya publicamos en un pasado artículo. Dicha oferta laboral fue publicada por el sitio web especializado en servicios de gama alta VeryFirstTo, que pedía altos conocimientos en gastronomía y últimas tendencias tecnológicas, así como “experiencia en el mercado de lujo”. ¿Por ejemplo? Ser capaces de distinguir un rugido de un Bentley del de un Lexus.

Guarda de islas desiertas
Seguro que los guardias de seguridad que dedican sus noches a pasear por calles vacías mientras en los edificios que cuidan, las familias adineradas se calientan a la lumbre del hogar, se sienten tentados por esta oferta. Es lo que ocurrió con las 35.000 personas que optaron a cuidar de la Isla de Hamilton, situada en la Gran Barrera de Coral, al noreste de Australia. Sólo podía quedar uno, y ese fue Ben Southall, de 24 años, que durante seis meses pudo explorar la isla a cambio de 111.000 dólares (unos 81.000 euros).

Viajero por todo el mundo
Quizá Southall se aburrió de pasar tanto tiempo en una paradisiaca isla desierta. Quizá hubiese preferido haberse puesto en la piel de Tyson Mayr, el ganador de este año del premio otorgado por la compañía de viajes Jauntaroo a quién esté dispuesto a viajar por todo el globo y escribir sobre ello en un blog, a cambio de 100.000 dólares (una cantidad levemente inferior a la que Southall recibió). Mayr visitará 50 países, entre los que se encuentran Alemania, Jamaica, las Maldivas o las Bahamas. ¿Qué hace falta para optar al puesto? Generosidad de espíritu, sentirse a gusto viajando a destinos exóticos, estar siempre listo para tuitear y la capacidad para localizar contenido que pueda despertar una sonrisa en los lectores. Durísimo.

Escultor de Lego
No es buen momento para los arquitectos, pero no sabemos si la crisis también habrá afectado a los que se encargan de diseñar los ladrillos del popular juguete. Lego dispone de un pequeño número de profesionales destinados a idear nuevos productos y modelos, y las estimaciones sobre el número real de estos trabajadores que existen en el mundo va de los 9 a los 30. Además, las competiciones en las que se eligen a estos expertos suponen una interesante herramienta promocional, como demuestra el anterior vídeo, que da fe del concurso que tuvo lugar en Toronto a finales del año 2012.

Científico senior de comida
Aquí se puede leer la oferta de trabajo en la que se demanda a un trabajador que se dedique al “desarrollo o reformulación de productos para mejorar las características de calidad, de eficiencia del procesamiento y coste de los ingredientes”. En definitiva, meterse entre probetas y cacerolas para diseñar la mejor comida del mundo, y para ello nosotros mismos habremos de ser los conejillos de indias. Aunque cuidado: requiere más de diez años de experiencia (diseñando, se entiende, no comiendo).

Dormilón profesional
Para el 99,9% de la población, el día consiste en despertarse sobresaltado, saltar de la cama y encaminarse cabizbajo hacia el trabajo. Para este 0,00001%, su día a día consiste en llegar cabizbajo al trabajo, meterse en la cama y dormir profundamente. El objetivo de estos profesionales es ser conejillos de indias en experimentos universitarios, aunque en algunos casos, estos se deben a las compañías de colchones y simplemente han de comprobar si los nuevos colchones son lo suficientemente cómodos. Cuidado, no te duermas en los laureles: es probable que el mercado laboral no ofrezca una gran oferta para estos puestos.

Vienes a nuestro Facebook

Vienes a nuestro Facebook

[Queremos que conozcas y te suscribas a nuestro Blog de LaAnet.
Esperamos que a partir de ahora sea tu Blog tecnológico de referencia.
Trabajamos para ello
]

¿Nos interesa saber tu opinión sobre este articulo?

Jul

21

10 dudas resueltas sobre la ‘lista negra’ de morosos

Las preguntas más frecuentes de los usuarios sobre el temido ASNEF

¡Te invitamos a encontrar PISO en nuestro Portal Ypisos y a seguirnos en las redes sociales!  Facebook   y   Twitter
(para acceder pincha sobre el enlace)

morosoSinFronterasD

Todo lo relativo a la morosidad parece envuelto en un halo oscuro de misterio impenetrable. Pero en realidad, las listas de morosos son totalmente transparentes en nuestro país, sobre todo cuando es el propio inscrito quien busca información sobre él mismo.

¿Por qué importe podemos acabar en Asociación (ASNEF)? ¿En qué nos afecta? ¿Quién puede ver los nombres de esa lista? ¿Cuánto se tarda en salir? El comparador HelpMyCash contesta a las 10 preguntas más frecuentes de los usuarios sobre la temida “lista negra”.

1. ¿Cómo sé si estoy en ASNEF?
Si una empresa con la que tienes una deuda te ha inscrito en ASNEF, tiene que informarte por correo certificado con un plazo mínimo de 30 días desde que te dio de alta en la lista.

Además, siempre puedes ponerte en contacto con ASNEF-Equifax por correo electrónico (sac@equifax.es), correo postal (c/ Albasanz, 16, 28037 Madrid), fax (917 687 753) o teléfono (917 687 600 o 915 562 011) y preguntar por tu caso.

2. ¿Tengo que pagar para saberlo?
No. Consultar por la situación de uno mismo es gratuito. Solo tendrás que probar que eres tú en persona el que realiza la solicitud, dando tu DNI y los datos que te pidan.

3. ¿Alguien más podrá ver mi nombre en la lista?
Sí. Pero en general solo empresas. Además, es necesario pagar una cuota mensual, adherirse a la organización y cumplir unas normas, por lo que la gente “de a pie” no suele tener acceso. Ahora bien, las empresas adheridas que pagan esta cuota tienen derecho a preguntar quién está en la lista y también por qué.

4. ¿A partir de qué deuda puedo acabar ahí?
No existe un importe mínimo para que una empresa considere incluirnos en ASNEF. Se han reportado casos de personas que con una deuda de tan solo 15 euros ya figuraban en el fichero.

5. ¿En qué puede perjudicarme estar en una lista de morosos?
Tendrás muchos más problemas para obtener un crédito, ya que el departamento de riesgo de las entidades prestamistas asumirá que concederte el préstamo conlleva un gran riesgo de impago. Además, ciertos bancos no permitirán, ni siquiera, el que abras una cuenta en ninguna de sus sucursales.

6. ¿Entonces ya nadie me concederá otro préstamo?
Ningún banco te concederá un préstamo hasta que tu nombre no sea borrado de ASNEF, pero todavía puedes pedir dinero a prestamistas privados como Pepedinero (hasta 200 euros para nuevos clientes o 500 después), Cashper (hasta 500 euros), ViaSMS (hasta 300 euros para nuevos clientes o 600 después), o pedir un crédito usando tu casa como aval en El Prestador, SUizaINVEST o SF Gold, si necesitas ingresar grandes cantidades de dinero en 48 horas.

Aunque en el caso de los mini créditos hasta 600 euros (Pepedinero, Cashper y ViaSMS), hay que saber que tampoco prestan dinero a todo el mundo que esté en ASNEF, sino que en general comprueban que se cumplan algunos criterios, como que la deuda no supere cierta cantidad (unos 1.000 euros) o que no se haya contraído con un banco o financiera.

7. ¿Qué puedo hacer para borrar mi nombre de ASNEF?
Pagar. La única manera de eliminar tus datos del fichero de morosidad es hacer frente a la deuda que contrajiste con la empresa. Mientras la deuda esté activa, tu nombre seguirá en la lista.

8. Una vez pague, ¿cuánto tardarán en borrarme?
Si ya has saldado tu deuda, la empresa tiene la obligación de borrar tus datos de ASNEF ese mismo día. De todas maneras, debido a los trámites, estarás totalmente fuera de la lista negra al cabo de un mes.

Debes saber que si contactas con la organización para solicitar la baja de tus datos, ASNEF-Equifax ha de ponerse en contacto con la empresa expendedora de la acusación de deuda para confirmar que ha sido pagada o para comprobar que aún sigue vigente. No obstante, recibirás una respuesta obligatoriamente en menos de 10 días.

9. ¿Seguiré apareciendo en otras listas de morosos, como RAI?
Dependerá de la cantidad de listas en las que te haya inscrito la empresa acreedora, aunque, en la mayoría de casos solo pueden meter tus datos en una. A pesar de ello, una vez ejecutada la deuda, la empresa debe encargarse de que tus datos sean de cualquier archivo de morosidad.

10. ¿Por qué estoy en ASNEF si ya no tengo ninguna deuda?
Aunque hayas saldado tu deuda, ASNEF puede decidir mantener tus datos en el fichero de antiguos morosos, porque la ley permite conservarlos hasta 6 años. Afortunadamente, esto no es una práctica frecuente y lo más probable que no se guarde tu historial, por lo que a efectos prácticos nunca habrás pertenecido a este fichero.

Ahora es el momento de LaAnet. Imágenes de varias de nuestros proyectos. Para verlos clica cualquiera de esta imágenes y entrarás en LaAnet.org

asovallweb3d